Con una prestancia envidiable ante tanta presión, el zurdo argentino afrontó el encuentro como tenía que hacerlo y terminó derrumbando por 6-3, 6-4 y 6-2 al gigante Karlovic tras dos horas y once minutos. Mirá el último punto.