Dos curas y un civil fueron detenidos y luego imputados en Luján de Cuyo, Mendoza, por el delito de abuso sexual hacia chicos del Instituto para Niños Hipoacúsicos Antonio Próvolo.
Los investigadores sospechan que los vejámenes se remontan a casi 10 años atrás y que se extendieron hasta el momento de las detenciones. Además, no descartan que haya más implicados en este aberrante hecho.

Todo comenzó a descubrirse la semana pasada cuando la senadora del radicalismo Daniela García en un acto público conoció a un joven hipoacúsico que se le acercó para comentarle lo que ocurría en el instituto Antonio Próvolo, ubicado en calle Boedo de Carrodilla.

Embed
Fue entonces que la legisladora decidió a denunciar el caso, por lo que la justicia comenzó a investigar. La primera medida que tomó el juez fue tomar las declaraciones de las víctimas, en las que participaron psicólogos e intérpretes al tratarse de chicos sordomudos que se comunican por señas.

Puntualmente hubo dos testimonios de jóvenes, que declararon como testigos y víctimas. "Fueron declaraciones muy conmovedoras, totalmente creíbles", le contó a Diario Uno una fuente cercana a la investigación.

Tras las declaraciones, se ordenó ls detención de dos curas-uno de 82 años y otro de 55 y a un hombre que también cumple funciones allí y que es hipoacúsico.

Según trascendió, son muchas las denuncias, que los ataques sexuales se remontan al 2007 y habrían seguido sucediendo hasta la actualidad. Es por eso que se intenta dar con las otras víctimas (hombres y mujeres), quienes al momento de ser abusados eran menores, ya que la institución recibe chicos hasta los 17 años.

A los imputados se los acusa del delito de abuso sexual agravado por la guarda y la convivencia preexistente con menores, en concurso real con corrupción de menores. El mayor de los sospechosos, de 82 años, solicitó la detención domiciliaria por su edad.