Rubén Martinuccio, padre del futbolista argentino que se salvó de la tragedia aérea de Chapecoense, contó que su hijo no viajó con el resto del plantel porque está en Brasil, recuperándose de una lesión.
"Mi hijo se quedó en Brasil porque estaba lesionado", afirmó Rubén Martinuccio, padre de Alejandro, el futbolista argentino que se salvó del accidente aéreo de Chapecoense.

"Todavía no pude hablar con él, pero pienso en su mujer y sus tres hijos", afirmó Rubén en declaraciones televisivas.

Además del argentino, tampoco la integraron Rafael Lima, Neném, Demerson, Marcelo Boeck, Andrei, Hyoran, Moisés y Nivaldo.

El punta, surgido de Nueva Chicago, forma parte del conjunto de Santa Catalina desde el inicio de este año tras haber pasado por Coritiba, Ponte Preta, Cruzeiro y Fluminense de Brasil; Villarreal de España; y Peñarol de Uruguay.

Embed