Grupos diversos de más de 90 países participarán de la sesión de "meditación masiva de luna llena" que tendrá lugar el próximo 11 de febrero.
La noche de luna llena es muy energética y meditar durante esas horas de penumbra puede potenciar la práctica y rejuvenecer cuerpo y alma. Por eso, un evento promete ser la sesión más grande del mundo el próximo 11 de febrero, cuando tenga lugar la Luna llena en Leo, junto con un eclipse, el primero del año, que promete cambios positivos en todo lo referido a cuestiones del corazón.

Grupos de 90 países -entre los que se encuentra la Argentina- participarán entre las 18 y las 20 del sábado que viene en la sesión de meditación masiva de luna llena, que en nuestro país tendrá su sede en algunos locales de la Fundación El Arte de Vivir.

"Nuestro cuerpo es 75% agua y se ve afectado por la luna. Cambia nuestro estado de ánimo. La luna mueve las mareas, el agua y es por eso que en gran cantidad de países usamos la luna llena para meditar porque en esos días la luna nos permite estar más estables y equilibrados", explicó Santiago Barrenechea, Coordinador de Meditación de la Fundación.

La participación es gratuita y no se requiere experiencia previa.