La autopsia realizada a los cadáveres de una mujer y su hija asesinadas en la localidad bonaerense de Punta Lara determinó que la adolescente fue golpeada y enterrada con vida, mientras a la madre la mataron con un elemento cortante.
Así lo revelaron este martes fuentes de la investigación en base al estudio realizado por la División Morgue Policial bonaerense sobre los cuerpos de Maruja Chacón Pérez, de 50 años, y su hija Shirley Cielo Barrientos, de 15, ambas de nacionalidad peruana.
La pericia realizada sobre la menor de edad indicó que su muerte "se produjo por una asfixia mecánica por sofocación" y que el cuerpo presentaba un "céfalo hematoma" que "puede corresponder a la maniobra conocida como anestesia previa de Brouardel".
Embed
Ese término, según la autopsia a la que accedió DyN, se utiliza para describir cuando "un golpe en cráneo hace que la víctima pierda la conciencia a fin de no entorpecer maniobras posteriores producidas por el victimario".
"La ausencia de lesión en hueso hioides permite descartar, aunque no taxativamente, una estrangulación manual", concluyó el estudio médico.
Embed
Una fuente judicial consultada por esta agencia explicó que ese diagnóstico indica que la adolescente recibió un golpe en la cabeza con algún elemento contundente y que fue enterrada viva y falleció por asfixia.
En tanto, la autopsia sobre Chacón Pérez señaló que la mujer falleció "por shock medular, trauma raquimedular por objeto penetrante".
Embed
Asimismo, apuntó que su cuerpo tenía "diferentes lesiones punzo cortantes de poca profundidad", pero que "en la región occipital izquierda" había una "penetrante" que afectó la columna vertebral y la médula espinal, y le provocó el deceso.
Los cuerpos de las dos mujeres fueron hallados el martes 7 de febrero en una vivienda ubicada en la calle Almirante Brown al 300, de la localidad de Punta Lara, en Ensenada, donde residía un hombre que se encuentra prófugo.
Embed
La búsqueda de las mujeres se inició luego de que sus familiares de Perú denunciaran con ayuda de amigos de las víctimas su desaparición desde el 28 de enero y tras la declaración de varios testigos la justicia llegó a la casa de Ensenada, donde detectó tierra removida y halló los cadáveres.
La justicia platense ordenó la detención del hombre que ocupaba la vivienda donde fueron encontrados los cadáveres, que días antes del hallazgo de las víctimas renunció a su trabajo y desapareció.
El caso es investigado por el fiscal de turno Marcelo Romero, quien evaluaba elevar la imputación contra el detenido por "doble homicidio calificado por ensañamiento y alevosía, agravado por femicidio".