Finalizado el Superclásico en La Bombonera, el entrenador de River celebró el triunfo a su manera y se acordó de los hinchas que lo habían hostigado durante todo el partido.
Antes de saludar a sus ayudantes y a sus jugadores, el Muñeco miró hacia la zona de plateas y le tiró un beso a los hinchas del Xeneize de manera irónica luego de conseguir su primer triunfo como entrenador en La Boca.

Gallardo
"Nunca fue una espina el hecho de no ganar en la cancha de Boca como entrenador. Yo disfruté mucho de los partidos de la copa. Es un clásico que se disfruta pero no te da ningún título", aclaró Gallardo, una vez más calmo, en rueda de prensa..