Luego de una reunión, habían anunciado que tras ocho días de huelga volvía el transporte público a la ciudad. El intendente Ramón Mestre dijo desconocer el acuerdo y advirtió que los despedidos no serían reincorporados. Así, los choferes de la UTA decidieron mantener la medida de fuerza.

Finalmente el paro de colectivos de los choferes de la Unión Tranviarios Automotor de la ciudad de Córdoba, que en la noche del lunes había sido informado como levantado, continuará este martes. En últimas horas del lunes el intendente Ramón Mestre y empresarios del transporte declararon que desconocían el acuerdo que horas antes había destrabado el conflicto.

Los trabajadores despedidos continuarían sin trabajo y no se les reconocerían las horas no trabajadas. Así lo aseveró el jefe comunal en su cuenta de Twitter pasada la medianoche del lunes.

Embed

Embed

Embed

Marcelo Marín, delegado de Autobuses Córdoba, declaró que "si no me aseguran que los compañeros despedidos son reincorporados, la medida sigue".

Antes, cuando todo parecía estar solucionado, Gustavo Mira, titular de Coniferal y vicepresidente de Fetap, puso en duda la reincorporación de los trabajadores, el reconocimiento de las horas no trabajadas y la gratuidad del servicio.

En la tarde-noche de este lunes se llevó a cabo una sorpresiva reunión en el Ministerio de Transporte con delegados de los choferes. En este cónclave los delegados recibieron una cuarta propuesta para dar por terminado el paro.

Embed
Esa propuesta fue discutida por los delegados de los choferes y las bases en la sede de UTA. Finalmente fue aceptada y el paro quedó desactivado.

Pero luego, ese acuerdo due desconocido por las demás partes. Incluso Omar Sereno, ministro de Trabajo, reconoció que "a último momento se complicó la negociación".