El acusado de matar a 12 personas durante el estreno de Batman en un complejo de cines de Aurora se negó a declarar.
El hombre acusado de matar a una docena de personas en un cine de Colorado se negó a declarar en su primera citación indagatoria hecha por el tribunal estadounidense.

James Holmes, de 24 años, se mostró silencioso, con aspecto decaído y  la mirada ausente, sentado al lado de su defensora asignada de oficio.

El juez William Sylvester leyó las condiciones de detención de Holmes, que permanece en aislamiento como sospechoso de asesinato en primer grado.

Los cargos formales contra Holmes, que hirió también a 58 personas, se presentarán el próximo 30 de julio.

Pertrechado con máscara de gas y protección antibalas, James Holmes irrumpió la madrugada del viernes en un cine mientras se proyectaba el estreno de la última entrega de Batman y comenzó a disparar contra la audiencia, a la que también agredió con bombas de gas lacrimógeno.

      Embed


Según la policía local, el detenido estaba vestido con un chaleco antibalas y llevaba tres armas cuando abrió fuego.

Holmes fue arrestado momentos después de la masacre. La policía dice que aún están investigando el motivo del crimen. Ahora es representado por un defensor público.

La fiscal Carol Chambers, del Distrito del Condado de Arapahoe, debe decidir si pide la pena de muerte para Holmes, pero podría no anunciar sus planes en la audiencia.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, viajó el domingo a Aurora, un suburbio de Denver de 325.000 habitantes, para brindar sus condolencias a los familiares de las víctimas.

Les dijo que sus seres queridos serán recordados mucho después de que la justicia haya condenado al asesino. Entre los muertos había veteranos de guerra, un aspirante a comentarista deportivo que apenas escapó de un tiroteo en un centro comercial de Toronto este mismo verano boreal y una niña de seis años.

El crimen tiene todos los elementos de un caso para aplicar la pena capital según la ley de Colorado, ya que incluye premeditación, múltiples víctimas y la matanza de un niño, entre otros, dijo el ex fiscal de Denver Craig Silverman.

"Si James Holmes no fuera ejecutado, Colorado tendría también que descartar su ley de pena de muerte", sostuvo. Muchos en Aurora evitan pronunciar su nombre para no hacerles a Jones la publicidad que creen buscaba tener con este crimen.