*

- 04 de octubre de 2012 - 05:05

Sergio Berni firmó el petitorio, pero la protesta aún continúa

Pese a que el secretario de Seguridad recibió el reclamo y anunció una respuesta para el próximo martes, gendarmes y prefectos siguen con la manifestación.
Pasada la madrugada del jueves, los voceros de la Prefectura anunciaron desde el edificio Guardacostas un acuerdo en los tres puntos del petitorio para negociar con el Gobierno nacional. La Gendarmería, desde el edificio Centinela, apoyó el pedido.

Los tres puntos centrales que acordaron ambas fuerzas son:

- Garantías para que no se adopten medidas administrativas, disciplinarias y judiciales para el personal involucrado en los reclamos.

- Sueldo básico de 7.000 pesos en mano y nueva escala salarial acorde a las jerarquías.

- La incorporación e integración de personal de ambas fuerzas en la comisión negociadora salarial.

A partir de esta comisión, se realizarán otros pedidos, como la incorporación del personal a una ART y la libre elección de la obra social por parte de los trabajadores.

      Embed

El petitorio acordado fue recibido por Sergio Berni, secretario de Seguridad. En un principio los voceros dijeron "si traemos la firma de Berni, levantamos ciento por ciento la protesta".

Sin embargo, luego de la reunión de los delegados con el flamante jefe de la Gendarmería, Enrique Zach y par de la Prefectura, Luis Heiler, y Berni, no obtuvieron respuesta positiva inmediata.

      Embed

En la puerta del edificio Guardacostas dijeron que Berni firmó el petitorio, pero sólo para recibirlo y analizarlo en el ámbito del Ministerio de Seguridad. En cambio, les comunicaron que el martes próximo darán una respuesta a dicho petitorio.

En tanto, los haberes retenidos -el motivo por el cual se inició la protesta- serán reintegrados en las próximas horas.

CRONOLOGÍA DE UN MIÉRCOLES AGITADO

La protesta por salarios de los suboficiales de Prefectura y Gendarmería se profundizó y obligó al Gobierno a retrotraer los recortes de sueldos y a echar a las cúpulas de ambas fuerzas, pero los uniformados decidieron seguir en la calle hasta que se satisfaga una serie de reclamos, entre ellos un haber mínimo de siete mil pesos.

La demanda extendida por distintos puntos del país y que contó con la adhesión de algunos miembros de la Armada, mantuvo en deliberación permanente al Gobierno de Cristina Fernández, que se pronunció al mediodía a través del jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, quien anunció que se iban a pagar los haberes como el mes pasado y que se iban a revisar errores en las liquidaciones.

Con el correr de las horas, y ante la desobediencia de prefectos y gendarmes a la cadena de mandos, el Gobierno debió echar a la cúpula de ambas fuerzas, junto a otros jefes, aunque la medida tampoco satisfizo a los efectivos.

Sin embargo, en la noche las partes abrieron una instancia de negociación, en la que llegaron a un principio de acuerdo interno sobre los puntos a destacar en el petitorio. Allí, pasadas las 23, se juntaron con los nuevos jefes de Gendarmería, Enrique Zach, y de Prefectura, Luis Heiler, con los delegados de los manifestantes y funcionarios del gobierno nacional.

Poco antes del encuentro, los manifestantes leyeron un petitorio que agrupaba a los uniformados, donde se reclamó además el pago de un plus por zona de riesgo desde que colaboran en la lucha de la inseguridad en el conurbano, la cobertura por accidentes de trabajo a través de una ART, la libre elección de una obra social y la garantía de que no habrá sanciones por participar directa indirectamente de la protesta.


Otras Relaciones

Video Relacionado

Lo que más te interesa

 
Comentar esta nota