La vedette aseguró que sigue casada con Mario Salinas, pero aclaró que está en crisis con quien es su pareja desde hace siete años.
Hace dos meses, nada podía indicar que María Eugenia Ritó pudiera estar a las puertas de una crisis matrimonial después de siete años de casada con el abogado Mario Salinas. Pero tras un veraneo lleno de relax en Punta del Este y un año sabático en 2012, la vedette confirmó que está distanciada de su pareja.

"Estoy distanciada, esa sería la palabra. Cuando uno no está plenamente con todas las luces, feliz con la persona que uno ama, la verdad uno no pasa un buen momento", expresó la vedette al programa "Infama" el martes pasado.

Así, la rubia confirmó los rumores de crisis, pero se encargó de aclarar que la historia con Salinas no se terminó: "Lo importante es que nos vemos, estamos. No hay divorcio, como dicen. No hay una ruptura, no hay una separación... Que por ahora espero que no la haya. No lo sé. Uno nunca sabe", señaló.

"Espero que lo sepan comprender si no salgo a hablar, no salgo a dar notas ni voy a los programas, es por un motivo personal", expresó Ritó, de 37 años. "Yo las cosas personales... A menos de que sea algo terriblemente importante para salir a hablar, por respeto a la persona que está al lado mío -y por supuesto a toda su familia, que es mi familia, porque no estoy divorciada- bueno, nada", aclaró, hermética.

"La pareja, cuando uno se casa, es un 50 y un 50 por ciento. De parte de ambos lados tiene que haber un cierto cambio, así que si se concreta, se hace. Yo, la verdad que sí me gustaría", se sinceró la rubia, quien pasó todo 2012 alejada de los escenarios a pedido de su marido.

"No dejo de lado mi profesión, que es la parte artística que amo. Siempre me dediqué a esto. La única vez que dejé de trabajar fue porque él me lo pidió en su momento. No sé si me equivoqué, fue un impasse que me quise tomar. Pero sirve el descanso. Yo venía de una vorágine, metida muy del teatro, del escándalo del 'Bailando...', y la verdad es que decidí tomármelo como un año sabático", expresó Ritó.

"Después, capaz que en mi cabeza no me resultó tan copado, pero ahora me lo tomo como un huevo pasado por agua porque también estoy pasando por otro momento que es mucho más importante, que me parece que es algo que tiene que ver con lo emocional, con lo sentimental, con lo que es mi persona, y prefiero preservarme a mí y a mi familia", sintetizó Ritó.

"Gracias a Dios no es por engaño ni es por un tema de un hijo, es todo lo contrario. Ya veremos qué es lo que pasa", aclaró la vedette, con lo que descartó las versiones sobre los motivos de su distanciamiento conyugal.

Mientras tanto, queda pendiente saber si retomará el trabajo durante 2013. "Sí tengo ganas de volver. Pero no estoy pasando un buen momento, así que no tengo ganas...", aclaró.