El cadáver fue hallado en el predio del Ceamse en José León Suárez. La joven había sido vista por última vez en la mañana del lunes, cuando salió de la clase de gimnasia en el barrio de Colegiales.
El cuerpo sin vida hallado este martes en el predio de José León Suárez del Ceamse es el de Ángeles Rawson, la joven de 16 años que permanecía desaparecida desde el lunes, cuando fue vista por última vez en el barrio porteño de Palermo.

Así lo confirmaron los investigadores del caso, que en un principio habían determinado que la vestimenta que presentaba el cadáver era similar a la del colegio al que concurría la adolescente.

Instantes después, Cecilia, una tía de la joven, avisó a los medios que recibieron un llamado de la Comisaría 31º en el que se le comunicó a la familia la trágica noticia: se trataba del cadáver de Ángeles.

El cuerpo encontrado tenía los pies atados, una soga en el cuello y una bolsa en la cabeza. Además, confirmaron que había sido trasladado desde Colegiales.

Según los primeros indicios de los médicos forenses que trabajan en el lugar, el cadáver presenta signos de abuso sexual y estrangulamiento, informó C5N.

Según anticipó minutouno.com este martes, Ángeles fue vista por última vez en la esquina de Concepción Arenal y Cramer, cuando vestía un pantalón verde, zapatillas blancas y un suéter verde claro.

      Embed

El hermano de la menor, Juan Cruz, relató a minutouno.com que la chica iba todos los lunes a Educación Física, a un predio del Ceamse ubicado en Colegiales. Para regresar a su casa, caminaba por Costa Rica hasta Ravignani y desde allí a Paraguay.

El familiar contó que consultaron en varios locales de Palermo, pero nadie recordó haberla visto. Por otra parte, Juan Cruz reveló que desde el teléfono de Ángeles se mantuvo una comunicación telefónica de 10 minutos con un banco a las 9.43. A las 10.59, se realizó una recarga de $50, a pesar de que, según relató el hermano, no le habían dado plata a la joven.

Pamela, novia de uno de los hermanos de Ángeles, describió a la chica como "súper tranquila" y recordó lo último que le dijo la joven a sus amigas después de la clase de Educación Física: "Voy a comer y vuelvo".

      Embed