El nene correntino ya no necesita más la asistencia mecánica respiratoria y está gran parte del día despierto. "No me sacan ni con una espátula de acá", afirmó su papá.
Renzo Salvatore se recupera del trasplante de corazón al que fue sometido hace dos semanas y los médicos le desconectaron el respirador artificial, por lo que ya respira por sus propios medios.

"Lo destubaron y sólo le quedó un drenaje y una mascarilla", confirmó Haroldo Antonelli, papá del pequeño, en declaraciones al diario Crónica.

Sin dudas, Haroldo pasará un Día del Padre especial con la tranquilidad de saber que su hijo mejora día a día. "A mí hoy no me sacan ni con una espátula de acá", afirmó el hombre.

A dos semanas de la operación, el nene está gran parte del día despierto, demandando constantemente la atención de su familia. "Estamos muy contentos porque de a poco el Chanchi se va recuperando. Ahora quiere que le hagamos upa todo el tiempo, pero no podemos. Está con más energía y quiere ponerse a jugar", contó.

Renzo estuvo meses en emergencia nacional por una grave enfermedad cardíaca y recibió hace dos semanas un trasplante de corazón en el hospital pediátrico Garrahan, donde continúa internado.