Jimena Aduriz se mostró tranquila frente a la noticia del asesinato de su hija, pero días antes había estallado en cólera en su Facebook porque alguien le había rayado el auto.
El caso del asesinato de Ángeles Rawson tomó un giro inesperado el miércoles por la tarde cuando se produjo el primer allanamiento a la casa y edificio de la joven y ahora todo apunta a su círculo íntimo. En este sentido, sobresale la tranquila actitud de su madre Jimena Aduriz tras la noticia de la muerte de su hija, en contraposición a otras expresiones que había vertido en su Facebook

"No estoy enojada creo que es tremendo pero bueno ningún ser humano es menos importante que el peor acto que haya realizado.  No es impotencia lo que siento. Les diría que con su acto hicieron algo terrible que tienen que hacerse responsable de sus actos, que no lo hagan más", afirmó la mujer en su primera y última aparición tras la muerte de su hija Ángeles. 

"Estas cosas pasan como pasan las guerras, las torres gemelas. Los medios tienen que decir esto. Que la sociedad empiece a tolerar más, volvamos a los valores, estemos presentes, pongamos límites a nuestros hijos con firmeza pero desde el amor", completó. 

Sin embargo, el 14 de marzo de este año, mediante su cuenta de Facebook, Aduriz había estallado en furia por un episodio menor. "Un soberbio hijo de p... me rayó el auto que tiene dos semanas. Mi bebé estaba parado y estacionado correctamente, y le dejo un rayón importante y por supuesto nunca supe quién fue. La reconcha de su madre!!! (perdón)", escribió.

Sin dudas que este mensaje contrasta mucho con sus declaraciones, luego de conocerse el asesinato de la adolescente de 16 años.