Según una investigación publicada en un medio especializado, los nuevos vagones no cabrían en las estructuras y se procedería a una remodelación que requeriría el cierre. La empresa lo negó, pero reconoció errores en la licitación.
La polémica estalló este lunes en las redes sociales a raíz de una nota del portal enelsubte.com, que aseguraba que las catenarias de la Línea B -la alimentación aérea sobre la que se adosa el cable de alimento de las formaciones- no tenían la altura suficiente para los nuevos coches CAF 6000 comprados al subte de Madrid.

Desde Subterráneos de Buenos Aires desmintieron esa información, y ratificaron que no deberán cerrar ni bajar las vías, cómo se corría el rumor este lunes.

"Los CAF 6000 adquiridos para cubrir el recorrido entre Alem y J.M. de Rosas requieren que la catenaria esté ubicada a 3,95 metros y la obra de catenaria en curso se realiza a 4,10 metros y en algunos lugares específicos a 3,95, respetando así los requisitos del material rodante y sin ninguna interferencia", aseguraron desde la empresa.

Sin embargo, la Circular Sin Consulta Nº1 de la licitación de las formaciones, que es el documento por el cual la Ciudad aclara detalles para el proceso licitatorio que se hiciera en octubre de 2013 por los vagones, Sbase aclaraba que la catenaria estaría a tres alturas, según correspondiera, 3,90; 4,15 y 4,10 mestros, respectivamente.

Ante la consulta de minutouno.com, ratificaron el comunicado de esta tarde -en el cuál asegura que la catenaria está en todos lados, al menos, a 3,95 metros de altura- y deslizaron que pudo tratarse de un error en esa circular. Lo cierto es que, si así fuera, podría haber incidido en el proceso de licitación.