Sebastian Vettel, la historia del chico maravilla de la Fórmula 1

Deportes

A los 25 años el alemán consiguió meterse en la historia grande del automovilismo mundial, se transformó en el tricampeón más joven de la historia y se perfila como el gran candidato a superar a Michael Schumacher como el más ganador en la historia.

Sebastian Vettel sigue sumando logros a su increíble carrera en la Formula 1, a los 25 años el piloto alemán se convirtió en el tricampeón más joven de la historia en la máxima categoría del automovilismo y confirmó porque muchos lo señalan como sucesor de Michael Schumacher, además de ser el gran candidato a superarlo como el más ganador de la historia con 7 títulos.

El chico maravilla o "Baby Schumi", como muchos lo apodaron en sus comienzos en la F1, debutó en la máxima categoría del automovilismo en 2007 como suplente en el equipo BMW Sauber. El alemán reemplazó al polaco Robert Kubica en el Gran Premio de Indianapolis y finalizó la carrera en el octavo lugar convirtiéndose en el piloto más joven en sumar puntos en la F1 con 19 años y trescientos cuarenta y nueve días.

A partir de ese momento la carrera de Vettel en la F1 se dispararía hacia arriba, en 2007 BMW le permitió firmar con la escudería Toro Rosso con quien consiguió ser el piloto más joven en liderar un GP durante el Gran Premio de Japón y logró asentarse en la categoría.

Sin embargo su crecimiento no se detendría, en 2008 en su primera temporada completa en la F1 no tuvo un buen comienzo pero en el Gran Premio de Italia consiguió la primera pole position de su carrera, que además se convirtió en su primer triunfo en la categoría y sumando un nuevo record: ser el piloto más joven de la historia en conseguir una pole, un podio y un triunfo, récord que estaba en manos de Fernando Alonso, quien se convertiría con el tiempo en su gran rival dentro en la F1.

En 2009 pasó a la escudería Red Bull junto a quienes dio comienzo a una nueva era dentro de la Formula 1. En su primera temporada con el equipo finalizó como subcampeón del Mundo (otra vez el más joven en la historia en conseguirlo) en lo que significó su despegue hacia los más grandes.

En 2010 Vettel daría el gran paso, con Red Bull consiguió su primer título mundial y un nuevo record al ser el piloto más joven en ganar un mundial con 23 años y 154 días superando a Lewis Hamilton. En 2011 repitió la hazaña y sumó el bicampeonato que sería coronado con un nuevo título en 2012 para confirmar todas las expectativas que generó desde sus comienzos el "Baby Schumi" y que año tras año parecen confirmar su dominio en la categoría más importante del automovilismo mundial.

A los 25, con su tricampeonato en la F1 alcanzó la línea de grandes como Jackie Stewart, Ayrton Senna, Nelson Piquet, Niki Lauda y Jack Brabham y solo el tiempo dirá de lo que es capaz de conseguir este prodigioso joven alemán que se perfila para convertirse en uno de los grandes pilotos de toda la historia.

Dejá tu comentario