Tras el fracaso mundialista, Dunga es el nuevo DT de Brasil

Deportes

La Confederación Brasileña de Fútbol no se demoró en la elección del sucesor de Luiz Felipe Scolari y volvió a escoger al técnico que dirigió la selección entre 2006 y 2010.

El entrenador y campeón mundial Carlos Caetano Bledorn Verri, Dunga, fue nombrado este martes como nuevo DT de Brasil, en sustitución de Filipao.

El entrenador, quien dirigió a Brasil entre 2006 y 2010 (quedó secto en el Mundial de Sudáfrica), fue presentado en una rueda de prensa en la sede de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) en Río de Janeiro.

El técnico de 50 años que jugó tres mundiales con Brasil (1990, 1994 -salió campeón- y 1998) y fue capitán de la selección brasileña regresa así a su cargo del que salió practicamente por la puerta de atrás luego de la eliminación en cuartos de final en Sudáfrica 2010.

En aquella oportunidad Dunga había llegado sin experiencia como entrenador, ya que ese era su primer trabajo como DT, algo que le pasó factura y terminó costándole el puesto.

Después de los cuatro años que pasó al frente de la selección, el exvolante sólo ha entrenado a un equipo, el Internacional de Porto Alegre, en el que no pudo completar la temporada de 2013, y fue destituido después de una racha de resultados negativos.

Tanto entonces como ahora, la Confederación CBF no dudó en poner en sus manos un cargo de tanta importancia a pesar de la falta de experiencia, por el aval que supone haber jugado tres mundiales y por el respeto que cosechó en todos los estamentos del fútbol como capitán de la selección.

En su trabajo como DT de Brasil, Dunga supo poner orden en el vestuario y ganarse el respeto de los jugadores a la vez que impuso una filosofía a base de mano dura, en la que no se toleraban exabruptos o voces altisonantes.

Para proteger al equipo, Dunga adoptó prácticas poco habituales en la selección brasileña, que siempre ha lucido por ser una de las más abiertas y accesibles para la prensa.

El técnico cerró muchos entrenamientos y restringió el acceso de la prensa, lo que le granjeó numerosas enemistades en los medios de su país, que luego cargaron las tintas cuando los resultados no acompañaron o cuando se resistió a presiones para convocar a algún jugador.

En las vísperas del Mundial de Sudáfrica, la prensa brasileña y los aficionados bramaron cuando Dunga se negó a convocar a Neymar, que entonces tenía 17 años y comenzaba a despuntar en el Santos.

El seleccionador siempre manifestó una lealtad inamovible a su grupo, con el que trabajó durante cuatro años y con el que cosechó los títulos de la Copa América 2007 y la Copa Confederaciones de 2009.

El fracaso en los Juegos Olímpicos de Pekín, en los que obtuvo la medalla de bronce a pesar de haberse marcado como objetivo el oro, el único título que falta en las vitrinas brasileñas, lo puso en la cuerda floja, pero el entonces presidente de la CBF, Ricardo Teixeira, lo mantuvo hasta el Mundial de Sudáfrica 2010.

Después de su paso por la selección, Dunga estuvo tres años desempleado y, tras comandar sin éxito el Internacional el año pasado, su nombre fue barajado en los últimos días para ser seleccionador de Venezuela, pero finalmente desechó esa opción cuando la CBF le ofreció de nuevo el puesto para poner orden una vez más en un seleccionado brasileño sin rumbo.

Dejá tu comentario