Messi, Cristiano Ronaldo y el arte de hacer goles cuando no abundan

Deportes

Los motivos de porqué a estas dos bestias hay que disfrutarlas hasta su última función, en números.

El fútbol ya no es lo que era”, suelen decir quienes pretenden que el popular deporte no evolucione al compás de la evolución del mundo. Nostalgia aparte, en algo tienen razón: ya no se hace la cantidad de goles que se hacía en el pasado.

La evolución del promedio de gol en los Mundiales es un buen reflejo: en Suiza 1954 se anotaron 5,38 goles por partido; en la otra cara de la moneda, ninguna de las últimas seis Copas del Mundo superó la barrera de los 2,7 tantos por encuentro. Hay que remontarse a Estados Unidos 1994 para llegar a un promedio de 2,71; Lionel Messi recién cumplía 7 años en el transcurso de ese mundial y Cristiano Ronaldo tenía 9.

La mayor profesionalización, la evolución física de los futbolistas y una mayor priorización de la defensa en los planteos estratégicos de los entrenadores cambiaron el juego para siempre. Pero en este contexto, en el que pensar carreras de 750+ goles pareciera un delirio, hubo (y hay) dos rebeldes megatalentosos que se salieron del libreto: Messi y Cristiano.

Esta semana quedó muy expuesto el asunto. El jueves el argentino jugó su primer partido con la Selección de local después de haberse sacado la espina ganando la Copa América de visitante en Brasil; le metió los tres goles del partido a Bolivia, el primero hizo hasta a los relatores brasileños rendirse a sus pies. Menos de 48 horas después fue el turno de CR7; el portugués debutó en Old Trafford tras su regreso al Manchester United y no defraudó, anotando dos goles en el triunfo 4-1 ante Newcastle.

Estas soberbias actuaciones se condicen con sus números históricos. Messi nunca tuvo el cuerpo ni la voluntad de ser un “9 a la vieja usanza”; alguna vez el Cholo Simeone contó que Pep Guardiola le reveló que lo empezó a poner de “falso 9” para liberarlo de los compromisos defensivos que tenía como puntero derecho. Pero a la hora de mandarla a guardar Messi de falso no tiene un pelo; el argentino lleva 751 goles en 933 partidos, lo que da un promedio de 0,80 goles por encuentro. Por más que el fútbol no sea básquet o vóley, son números ridículos para un jugador que tuvo que hacer un tratamiento para llegar a medir 1,69.

"¿Por qué juegas con Messi de falso 9?" Simeone desvela la explicación que le dio Guardiola

Cristiano Ronaldo tampoco inició su carrera jugando de 9; era el puntero derecho del Sporting de Portugal y lo largo de su carrera su polivalencia táctica en el frente de ataque le permitió compartir cancha y brillar con delanteros como Karin Benzema, Wayne Rooney y Carlos Tévez, entre otros. Y cuando hablamos de “brillar” no hay ninguna exageración: del Real Madrid se fue con más goles que partidos jugados (450 en 438); es el máximo goleador histórico de selecciones nacionales con 111 tantos para su Portugal. En total, lleva 758 viajes a la red en 1075 partidos oficiales para un 0,73 de promedio de carrera. Hasta en la Serie A, donde ante el “no éxito” a nivel continental pareció no haber hecho nada, anotó 81 goles en menos de 100 partidos. Una bestia.

En enero de 2015, Juan Román Riquelme anunció su retiro del fútbol a través de una entrevista televisiva. Y en medio de un elogio a Andrés Iniesta y Bastian Schweinsteiger, dejó la siguiente frase sobre los protagonistas de esta nota: “Saquemos a Messi, saquemos a Ronaldo. Juegan a otra cosa, juegan a ver quién mete más goles. Son unas máquinas. Son una cosa que no es normal”. Casi siete años más tarde, el tiempo le sigue dando la razón.

Riquelme "Iniesta y Schweinsteiger son increibles para mi" - Retiro Futbolistico de Riquelme

Dejá tu comentario