El reposo del guerrero: ¿cuál es el futuro de Santiago Ponzinibbio en la UFC?

Deportes

¿Cómo no ilusionarse? Con una demostración de la versatilidad que ha ganado en todo este tiempo, el argentino Santiago Ponzinibbio dejó bien en claro tras su irreprochable triunfo ante Sean Strickland del último sábado en Porto Alegre que está para cosas grandes. Muy grandes.

Fue su segunda victoria consecutiva en tres presentaciones en la UFC, la organización más importante de las artes marciales mixtas, y significó un nuevo paso para su máximo anhelo. "Quiero ser campeón y trabajo para eso", vociferó a los cuatro vientos una vez consumado su éxito por fallo unánime en el Gigantinho. Y lo cierto es que ya no resulta una locura imaginarlo peleando por el cinturón de los welter.

La realidad es que para que esa chance se termine dando deberá seguir trabajando y mucho, por lo que en su cabeza ya está prepararse para una nueva pelea, que podría darse a mitad de año.

Mientras tanto, el Rasta ya está en Bariloche, donde pasará una semana de descanso antes de regresar a Buenos Aires para comenzar una serie de seminarios que incluyen presentaciones en ciudades como Caleta Olivia, La Plata, Rosario y Mar del Plata, entre otras.

Recién a mediados de marzo, el luchador de 28 años viajará a Brasil, su escala antes de volver a Estados Unidos, donde está radicado hace varios meses, para volver a formar parte del American Top Team, uno de los más importantes de la MMA y que fue piedra fundamental para su gran crecimiento como peleador.

Lo cierto es que de aquel Ponzinibbio que no la pasó nada bien ante Ryan Laflare en su debut en la UFC (luego confesó haber subido enfermo al octágono), parece no quedar rastro. Su posterior y soberbio nocaut frente a Wendell Oliveira en Brasilia y la reciente demostración de carácter y lucha en Porto Alegre, no hacen más que posicionarlo como uno de los exponentes más grandes del momento en las MMA.

Por todo esto, el gran representante argentino de la UFC sigue sumando méritos para cumplir su gran sueño. Un sueño que, si bien todavía parece lejano, ya comienza a vislumbrarse allá a lo lejos en el horizonte. Como una realidad casi palpable a la que Santiago Ponzinibbio merece tener acceso.



Temas

Dejá tu comentario