La crisis en España lleva a las empresas a recurrir al trueque

Economía

Como otra herramienta de marketing para sortear la escasez de ventas, una cadena de artículos deportivos lanzó una campaña para que la gente pueda dejar productos viejos y llevarse nuevos a mejor precio.

El trueque, la forma de comerciar que data de hace 10.000 años y que tuvo un efímero auge en nuestro país producto de la feroz crisis económica y social del 2001, ahora llega a España de la mano de una gran cadena comercial que promociona este modo de intercambio como herramienta de marketing para vender más.

Inmersa en una crisis económica que lleva varios años, España es quien apela a nuevos recursos para paliar la mala temporada de ventas.

Por eso, la cadena francesa de tiendas de indumentaria deportiva Decathlon –muy extendida en territorio español- arrancará este sábado con lo que denominaron el "Trocathlon", que consiste en que la gente pueda dejar el material deportivo que ya no utiliza y –si en la tienda logran venderlo- obtener a cambio un voucher para llevarse uno nuevo a mejor precio.

La campaña apunta a que los clientes puedan renovar sus artículos deportivos reciclando aquellos que ya no usan y sin la necesidad de invertir todo su dinero en material nuevo.

Lo particular que tiene esta iniciativa es que el precio se pactará entre el personal de las tiendas y el potencial comprador, lo que generará un virtual mercado libre de oferta y demanda de acuerdo a la necesidad del cliente y de la propia tienda, ávida de engrosar sus ventas.

Por eso, desde la empresa se informó que todo el material será previamente revisado por personal de las tiendas, exigiendo a los propietarios de dicho material, el compromiso de entregar éste en buen estado.

El precio de venta que tendrá cada producto que se exhiba en el Trocathlon será establecido conjuntamente por el propietario y personal experto de las tiendas.

La duración de esta campaña dependerá de cada tienda, ya que en función del ritmo de ventas, cada establecimiento podrá alargarla según crea conveniente. No habrá ningún tipo de límite para los artículos que estar n a la venta, que podrán ser desde bicicletas hasta tablas de windsurf.

La única condición es que los artículos se encuentren en buen estado, pudiendo en cualquier momento ser rechazados por motivos de sanidad, seguridad y el textil.

Cuando un producto sea vendido, los propietarios recibirán el importe de la venta en vales de compra, que podrán ser canjeados por nuevos productos deportivos en cualquiera de los establecimientos de Decathlon.

Dejá tu comentario