El Gobierno volvió a prorrogar el régimen de promoción de biocombustibles

Economía

La extensión será hasta el 27 de agosto o hasta que el Senado sancione una nueva Ley.

El gobierno de Alberto Fernández volvió a prorrogar este martes la vigencia del Régimen de Promoción y Uso Sustentable de los Biocombutibles. Lo hizo por medio del Decreto 456/2021 publicado hoy en el Boletín Oficial con las firmas de Fernández; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

De esta manera, de acuerdo con el artículo 1 del decreto, el actual régimen seguirá vigente hasta el próximo 27 de agosto o bien "hasta que entre en vigencia un nuevo 'Marco Regulatorio de Biocombustibles', lo que ocurra primero".

La prórroga se da apenas unos días antes de que el Senado trate la nueva Ley de Biocombustibles que ya cuenta con media sanción de Diputados y que propone un corte del 5% para el gasoil y el biodiésel, y del 12% entre naftas y bioetanol.

El proyecto, además, establece que en el caso del combustible elaborado a base de caña de azúcar, los volúmenes deberán ser del 6% de la mezcla mínima obligatoria, y el mismo porcentaje para el bioetanol a base de maíz.

La iniciativa busca reemplazar el régimen que rige en el país desde hace quince años, que venció en mayo pasado y fue extendido temporalmente por el Poder Ejecutivo y que estipula el piso de corte de biocombustible que obliga a las petroleras a cumplir con un límite del 10% en diésel con mezcla de soja y del 12% en naftas con bioetanol de caña y maíz.

Además plantea otorgarle atribuciones a la Secretaría de Energía, a cargo de Darío Martínez, para ”elevar el referido porcentaje obligatorio cuando lo considere conveniente en función del abastecimiento de la demanda, la balanza comercial, la promoción de inversiones en economías regionales y/o razones ambientales o técnicas”.

Por el contrario, podrá reducir el corte hasta el 3% “cuando el incremento en los precios de los insumos básicos para la elaboración del biodiésel pudiera distorsionar el precio del combustible fósil en el surtidor, o ante situaciones de escasez de biodiésel por parte de las empresas elaboradoras”.

Se mantendrán también los beneficios impositivos para los biocombustibles, que seguirán sin tributar el impuesto al dióxido de carbono y el impuesto a los combustibles

Uno de los datos destacados relacionados con el tema fue que en noviembre pasado el Senado sancionó un proyecto que prórroga por cuatro años la norma anterior. La iniciativa luego fue girada a Diputados, donde no avanzó y en su lugar se presentó el nuevo régimen que obtuvo sanción la semana pasada.

Decreto 456/2021:

BO Biocombustibles.pdf

Dejá tu comentario