Australia: quiso hacer un asado y causó un brote de Covid-19

Mundo

Tras un mes sin casos de coronavirus, Sydney tuvo que imponer restricciones por un hombre que salió a hacer las compras sin saber que era positivo por Covid-19.

Un hombre en Sydney, Australia, provocó una alerta de brote de Covid-19 esta semana al salir a hacer las compras para un asado sin saber que es un caso positivo de coronavirus. Su derrotero causó que las autoridades impusieran restricciones a la circulación después de un mes sin transmisión comunitaria.

El hombre, que tiene unos 50 años, no tenía motivos para sospechar que era un caso de Covid-19 porque no trabaja en puestos de riesgo, como migraciones o el sistema de salud, ni realizó viajes al exterior de Australia en las últimas semanas, informó el diario The Washington Post.

"Sabemos con seguridad que hay por lo menos una persona, si no son más, que deambula (por Sydney) con el virus sin saber que lo tiene", apuntó la primer ministro de Nueva Gales del Sur, el estado de Australia al que pertenece Sydney, la ciudad más poblada del país.

Berejiklian también señaló que quien sea que contagió al hombre podría haber "asistido a muchos eventos y lugares" por lo que "es importante tener una respuesta proporcionada", que en este caso significa tres días de restricciones a la circulación en el área de Sydney.

En un intento por colaborar con las autoridades para controlar el posible brote masivo de Covid-19, el hombre informó sobre las tiendas de artículos para parrillas y carnicerías que visitó entre el 30 de abril y el 2 de mayo: en total fueron 11 negocios, incluidos un paso por el cine y varios restaurantes.

La esposa del paciente también dio positivo por coronavirus. Las autoridades ya descartaron que se hayan contagiado en sus lugares de trabajo. Queda revisar los 11 comercios en los que estuvo el hombre para saber si fue ahí donde se contagió.

Mientras tanto, a partir de este jueves Sydney y sus suburbios entraron en una etapa de restricciones con la prohibición de reuniones sociales de más de 20 personas, la utilización de tapabocas en el transporte público y los espacios comunitarios (desde shoppings y teatros hasta geriátricos), y se prohibió cantar en espacios cerrados y la realización de fiestas privadas o en boliches.

También se redujo el aforo en bares y pubs para que la clientela permanezca sentada.

Dejá tu comentario