Bolsonaro dice que Brasil es parte de la solución y no del problema del cambio climático

Mundo

Durante la gestión de Bolsonaro la tala indiscriminada del Amazonas creció de manera exponencial para favorecer el agro negocio. Brasil es uno de los 5 países que más agravaron el calentamiento global.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró este lunes que su país, que posee el 60% de la selva amazónica, es parte de la solución y no el problema del cambio climático, en un mensaje grabado divulgado por la TV pública brasileña.

Lo hizo luego de Brasil presentara una nueva meta de reducción de gases de efecto invernadero, durante la participación del ministro de Medio Ambiente brasileño, Joaquim Leite, en un evento paralelo de la cumbre de Cambio Climático de la ONU en el Reino Unido, a la cual el jefe del Estado brasiloeño se negó a ir y prefirió quedarse de gira en Italia.

"Brasil es parte de la solución para superar este desafío global. Los resultados alcanzados hasta 2020 demuestran que podemos ser más ambiciosos", dijo Bolsonaro en un mensaje grabado la semana pasada.

Bolsonaro dijo que el plan nacional de Crecimiento Verde de su gestión impulsa atraer inversiones a la economía renovable generando empleos en actividades sostenibles.

deforestacion-amazonas.jpg
El gobierno de Bolsonaro alienta abiertamente la deforestación del Amazonas para favorecer a grandes grupos agropecuarios.

El gobierno de Bolsonaro alienta abiertamente la deforestación del Amazonas para favorecer a grandes grupos agropecuarios.

En Glasgow, el ministro Leite, jefe de la delegación, hizo el anuncio de nuevas metas que según los especialistas no cuentan con detalles sobre la ejecución para alcanzarlas.

"Presentamos hoy una nueva meta climática, más ambiciosa, pasando de 43% a 50% hasta 2030 de reducción de gases, y de neutralidad de carbono hasta 2050, algo que será formalizado en la COP26", dijo en su discurso el ministro Leite.

Brasil se encuentra bajo presión internacional a raíz de la legislación que Bolsonaro busca aprobar para permitir la ganadería, agricultura y minería en las reservas indígenas amazónicas, luego de que aumentara la deforestación para actividades ilegales desde que asumió en 2019.

Brasil es considerado uno de los cinco países que más agravaron el calentamiento global.

Los ambientalistas fustigaron el discurso de Leite al considerar que no existe un programa de ejecución de estas reducciones y que Brasil ha recalculado sus metas sin tener en cuenta lo prometido en 2015 en el Acuerdo de París por el entonces gobierno de Dilma Rousseff.

"Si Brasil quiere presentar un compromiso con el Acuerdo de País la meta debería ser de 80% de reducción", dijo la entidad Observatorio del Clima.

La meta de Brasil con la gestión Bolsonaro es reducir 15% la deforestación hasta 2024 y eliminar la tala de bosque nativo hasta 2028.

Embed

Dejá tu comentario