Colombia: un atentado con explosivos en una estación de policía dejó 14 heridos

Mundo

Hace diez días también ocurrió una explosión contra la Brigada 30 del Ejército de Colombia en Cúcuta y en esa misma ciudad balearon el helicóptero presidencial.

El estallido de un explosivo casero dentro de una estación de policía de la ciudad de Cúcuta, en el noreste de Colombia, fronteriza con Venezuela, causó 14 heridos, entre ellos dos civiles que circulaban fuera del establecimiento, informaron hoy las autoridades.

"Tuvimos este suceso en que 6:30 de la mañana criminales dejaron un artefacto explosivo improvisado debajo de una de las sillas del mobiliario urbano causando afectaciones físicas de nuestras instalaciones, igualmente el personal que salía o empezaba su jornada laboral fueron afectados, tienen algunos traumas acústicos (...) también a dos ciudadanos que pasaban por el lugar les ocasionaron esos traumas", detalló a periodistas el comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, brigadier general Óscar Moreno.

El comandante de la Policía en la capital de Norte de Santander resaltó que la explosión se dio en medio del cambio de turno.

La Policía Metropolitana de Cúcuta informó en su cuenta de Twitter que resultaron heridos 12 uniformados y dos civiles que transitaban por el lugar.

El comandante añadió que ya se investigaba el incidente y que ya cuentan con un informe importante de inteligencia, consignó la agencia de noticias Sputnik.

El comandante de la policía señaló sobre los responsables del ataque que se establecerá “luego del análisis de la evidencia que ya se cuenta gracias a inteligencia y policía judicial”.

Moreno señaló que ya hay un material recaudado por inteligencia para dar claridad a los autores del atentado "que serán capturados y presentados ante las autoridades", sentenció.

"En este momento, no se puede señalar a ningún grupo al margen de la ley, lo que es claro es que se han lanzado alertas tempranas sobre la situación de orden público no solo en Cúcuta, sino en Norte de Santander", señaló una fuente al diario local El Tiempo.

En las inmediaciones de la ciudad de Cúcuta el 25 de junio pasado, el helicóptero en el que se movilizaba el presidente Iván Duque fue blanco de disparos.

Diez días antes, también ocurrió una explosión contra la Brigada 30 del Ejército en esa misma ciudad.

En Norte de Santander se encuentra el grupo ELN, pero, luego de los atentados registrados en junio contra la sede de la brigada 30 del Ejército y contra el helicóptero donde se desplazaba Duque, tomó fuerza el frente 33 de las disidencias, bajo el mando de alias Jhon Mechas, grupo al que las autoridades responsabilizaron de los ataques.

En Cúcuta, según Jorge Mantilla, cofundador del colectivo informativo Border Lab y experto en temas de seguridad y conflicto armado, confluyen las violencias generadas por el cierre de la frontera con Venezuela, la guerra que el ELN, las AGC (paramilitares) y las disidencias de las FARC libran por el control del Catatumbo y la economía de la cocaína, así como “dinámicas tradicionales de una ciudad como delincuencia común, microtráfico, entre otras”, indicó al medio local El Espectador.

Embed

Dejá tu comentario