Dolce & Gabbana polémico otra vez, ahora por ofender a hombres

Mundo

Hombres desnudos con un físico escultural y sometidos por mujeres que envueltas en estrechos vestidos y subidas a tacos vertiginosos los humillan a latigazos forman la polémica imagen de la nueva campaña publicitaria otoño-invierno de la firma italiana Dolce & Gabbana, que acusada de sexista y violenta fue censurada en España.

La imágenes de la nueva colección de la firma  se encuentra en el extremo opuesto de la precedente y polémica publicidad de la colección de verano que mostraba a una mujer rodeada de un grupo de hombres que la acosaban. En su momento fue acusada de machista y de hacer apología del maltrato a la mujer.

Por el contrario, esta nueva campaña, si bien mantiene la dominación como valor, los roles de quienes la muestran se dieron vuelta y esta vez es la mujer la que domina al hombre retomando el lema del desfile apertura de la marca: “Dominatrix”.

El mensaje de la campaña alegado por sus creadores es “sorprender mostrando un nuevo tipo de mujer, pero en ningún caso ofender al hombre”. Sin embargo,  el  mensaje –que despertó críticas por todos lados- no fue leído de ese modo  sino como una expresión de una supuesta falta de respeto al varón.

La oficina de control de la publicidad de Francia consideró que la campaña puede herir la dignidad de los hombres, al igual que la anterior podía herir a las mujeres. Por su parte, desde la firma Dolce & Gabbana alegaron que la polémica se debe a una mala interpretación del mensaje.

“Dolce & Gabbana  trabaja mucho con los cuerpo y ambas campañas son, simplemente, expresiones artísticas. Las mujeres juegan con los hombres, mientras que la imagen de ellos dejándose domar solo es una puesta en escena útil para exaltar la nueva imagen de mujer", explicaron.

A su vez, los diseñadores Domenico Dolce y Stefano Gabbana consideraron que su publicidad fue "censurada". Por eso, la nueva campaña no llegará a España. A raíz de las críticas, los modistos aclararon que "Dolce & Gabbana retira de España la campaña en su totalidad con el objetivo de proteger la libertad de creación que siempre ha sido su estandarte". Ambos diseñadores esperan que otros diseñadores en situaciones similares sigan su ejemplo.

Lo cierto es que pese a la experiencia pasada la marca apostó nuevamente al escándalo y la controversia y debe de ser porque no les resultó mal. De hecho, la firma admitió que "la elección estética y la producción de la campaña otoño-invierno fueron influenciadas, en parte, por las polémicas de la anterior”.

Dejá tu comentario