Crece la tensión en la frontera entre Polonia y Bielorrusia por la masiva llegada de inmigrantes

Mundo

La Unión Europea aplicó sanciones económicas a Bielorrusia y ahora acusa al gobierno en Minsk de crear una crisis con los inmigrantes como represalia.

La tensión en la frontera entre Polinia y Bielorrusia sigue subiendo mientras el gobierno polaco intenta impedir la entrada de miles de migrantes al país y acusa a su par de Minsk de alentarlos a dirigirse hacia la frontera para poder ingresar desde ahí a la Unión Europea (UE).

Polonia desplegó más de 12 mil soldados en su frontera oriental y el gobierno convocó a una reunión de emergencia para analizar la situación. En las últimas horas circularon imágenes y videos de cientos de migrantes agolpados contra una valla fronteriza y los alambres de púas mientras del otro soldados polacos intentaban evitar que llegaran a la UE.

Polonia, Lituania y Letonia -tres países que forman parte de la UE- aseguran que en los últimos meses aumentó sustancialmente la cantidad de personas provenientes de Medio Oriente y otros puntos de Asia que intentan llegar esos países desde Bielorrusia.

inmigrantes polonia bielorrusia

"Hago un llamamiento a los estados miembros para que aprueben de una vez el régimen ampliado de sanciones contra las autoridades bielorrusas responsables de este ataque híbrido", dijo este lunes la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen.

¿Qué hay detrás de esta nueva escalada?

Desde hace meses la UE viene acusando al presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, de facilitar la afluencia de migrantes hacia las fronteras del bloque europeo en represalia por las sanciones económicas que le impusieron junto con Estados Unidos y Canadá por la represión a manifestaciones prodemocracia y la persecución a los líderes de la oposición.

Del otro lado, el gobierno de Lukashenko rechaza la acusación y advierte que la UE viola los derechos de quienes buscan refugio.

En tanto el gobierno polaco también está en el ojo de la tormenta por el trato que da a los migrantes y refugiados en su frontera. Las condiciones de vida a la que son condenados en la frontera son denigrantes y se teme que con la llegada del invierno muchos de ellos, en especial lo niños no soporten las temperaturas bajo cero.

Al ser expulsados masivamente de Polonia, y con Bielorrusia rechazando su reingreso, los migrantes se encuentran varados y en los fríos bosques polacos. Varios de ellos murieron de hipotermia.

Dejá tu comentario