Italia suspendió la aplicación de la vacuna de AstraZeneca

Mundo

El Gobierno de Italia identificó un lote específico que podría haber causado la muerte de varios pacientes. Otros países de Europa repitieron la medida.

Las autoridades sanitarias de Italia resolvieron esta semana suspender la aplicación de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford por la aparición de coágulos en pacientes inoculados. La decisión se tomó apenas tres días después de que el gobierno de ese país aprobara la administración de las dosis a mayores de 65 años.

La Agencia Italiana del Fármaco (AIFA) emitió un comunicado por el que prohíbe "por precaución" el uso del lote ABV2856 de la vacuna de AstraZeneca "en todo el territorio nacional" y se reserva "ulteriores procedimientos" en caso de comprobarse sus efectos secundarios, informó Télam. Se trata de una medida cautelar que sólo afecta al lote ABV2856.

Según informó el diario La Nación, el caso que prendió las alarmas en Italia fue el de un militar de 43 años que murió al día siguiente de darse la vacuna de AstraZeneca en Sicilia. El lote de la dosis era el ABV2856, el mismo de donde salió la que podría haber provocado el deceso de otro miembro de las fuerzas de seguridad.

La fiscalía de Catania, en Sicilia, sur de Italia, investiga el deceso del agente de la escuadra móvil Davide Villa, de 50 años, como posible homicidio culposo por el que aún no hay sospechosos. El hombre había recibido la vacuna contra el coronavirus 12 días antes de su muerte.

La medida cautelar llega apenas tres días después de que Ministerio de Salud de Italia informara que la vacuna de AstraZeneca podía ser utilizada en mayores de 65 años, excepto en el caso de personas consideradas "extremadamente vulnerables" por tener problemas en el sistema inmunológico o por tomar medicamentos con contradicciones para este tipo de fórmula.

Actualmente hay 1,65 millones de personas que recibieron ambas dosis de cualquiera de las vacunas que se aplican en Italia, mientras que otras 5,4 millones esperan la segunda aplicación. El país superó las 100.000 muertes por coronavirus desde el inicio de la pandemia.

Mientras tanto, Dinamarca, Noruega e Islandia anunciaron una suspensión en el uso de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford como medida de precaución debido a la preocupación por la aparición de coágulos de sangre en personas vacunadas.

La agencia de Salud danesa destacó que aún no se estableció ninguna relación entre la vacuna y dichos coágulos, pero su director, Søren Brostrøm, aclaró que aunque "es importante subrayar que no hemos renunciado a la vacuna de AstraZeneca" el país está "haciendo una pausa en su uso", informó Télam.

En Noruega el funcionario del Instituto Nacional de Salud Pública Geir Bukholm afirmó en una conferencia de prensa que el país está "a la espera de información para ver si hay una relación entre la vacunación y este caso de coágulos".

Islandia también suspendió la aplicación de la vacuna contra el coronavirus hecha por el laboratorio británico sueco AstraZeneca, y lo mismo hicieron Austria, Estonia, Lituania, Letonia y Luxemburgo.

Como reacción a estas decisiones, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) afirmó que no hay pruebas hasta la fecha de que las vacunas causen más coagulación de la sangre en las personas que las reciben.

"La información disponible hasta la fecha indica que el número de tromboembolias en individuos vacunados no es mayor que el observado en la población general", indicó el ente regulador de la Unión Europea (UE) en un comunicado.

Francia y el Reino unido son de los pocos países en Europa donde apoyaron la aplicación de la vacuna contra el coronavitus de AstraZeneca.

El ministro de Salud de Francia, Olivier Véran, afirmó que no hay "ninguna razón para suspender" la vacunación con AstraZeneca mientras que el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, expresó: "Cuando se pide a la gente que se presente para recibirla, deben hacerlo con confianza".