El Reino Unido podría demorar el ataque de EE.UU. sobre Siria

Mundo

la oposición frena la aprobación parlamentaria de la operación. Quiere esperar al informe de la ONU sobre el supuesto uso de armas químicas. Además, el 5'% de la población rechaza la maniobra.

A partir de la negativa de la oposición parlamentaria a aprobar una intervención militar en Siria antes de que los expertos en armas químicas informen sobre la investigación que están realizando en la región de ese país en la que se habrían utilizado, lo que harán este sábado, el Reino Unido retrasa la decisión de sumarse a Estados Unidos en las maniobras para castigar al gobierno del presidente Bachar al Asad.

Según informa este jueves el diario español El País, el primer ministro británico, David Cameron, se vio forzado por una rebelión parlamentaria a aceptar que la Cámara de los Comunes espere a conocer el informe de los inspectores de la ONU antes de votar si respalda o no un ataque.

Cameron había convocado a una sesión extraordinaria del Parlamento para este jueves para debatir una respuesta al supuesto ataque con supuestas armas químicas la semana pasada en las afueras de Damasco.

El diario The Guardian sostiene que el movimiento de Cameron puede implicar el retraso del inicio de los ataques, que Estados Unidos querría lanzar el fin de semana hasta el martes próximo.

Además, sobre el líder conservador pesa la preocupación de la sociedad británica ante la posibilidad de que se repita el escándalo de 2003, cuando los aliados invadieron Irak bajo el argumento falso de la presencia de armas de destrucción masiva en ese país.

El grueso de los británicos se opone a una intervención (un 50%, frente a sólo un 25% de partidarios), según un reciente sondeo de YouGov.


Dejá tu comentario