-

En un ranking de países, Argentina es el que más poder de compra perdió

08 de febrero de 2017

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) comparó la canasta básica y la evolución del poder de compra en 11 países y constató que el salario inicial en Argentina perdió un 29% de poder adquisitivo.


Embed
Los países comparados fueron Argentina, Australia, Brasil, Chile, Colombia, España, Estados Unidos, Kuwait, México, Paraguay y Uruguay, tanto por la evolución del salario mínimo en ellos como por los cambios de valores en una canasta básica integrada por aceite de girasol, arroz, bananas, coca cola, harina de trigo, huevos, leche larga vida, manteca, manzana roja, naranja, queso crema y zanahoria.

Los resultados muestran en primer lugar, que, para las economías consideradas, Argentina se adelanta una posición (del puesto 5 al 4) en relación al costo de la canasta de alimentos que pasó de 21,80 dólares en 2015 a 23,07, en 2016.

"La salida '"exitosa" del control cambiario impulsó, desde el comienzo del gobierno de Cambiemos, un sensible aumento de los precios de los alimentos. El impacto de la devaluación, sumado a la quita de retenciones a los granos, sumado a la caída de la de actividad, del empleo y de los salarios reales hizo escalar posiciones a la Argentina en el ranking de precios de alimentos respecto de otros países", analizaron.

En segundo lugar, se concluye que si bien Argentina mantiene el puesto 5 en lo referido a poder de compra, la variación del mismo cayó un 29% en términos de la canasta considerada, ubicándose como la peor caída en términos relativos dentro del conjunto de países relevados.

MISMAS CONCLUSIONES

El Centro de Estudios para el Desarrollo Nacional Atenea también hizo la misma lectura de los indicadores. Según un informe de ellos, la remuneración bruta promedio de los asalariados ocupados en el sector privado de noviembre fue de $20.658. Esta aumentó un 35% en el último año (noviembre de 2015-noviembre de 2016) mientras que en el mismo período los precios aumentaron en promedio un 42,3%. En términos reales, el alza promedio de los salarios sigue estando por debajo del aumento de los precios lo que se traduce en una pérdida del poder adquisitivo.

El poder adquisitivo de los salarios
-deflactados por los distintos índices de precios disponibles1- acumula entre enero y noviembre de 2016 una caída promedio de 5,4% (-7,0% según IPC Congreso, -7,8 según IPC CABA, y -1,4% según IPC San Luis).

En términos interanuales, el informe del Centro de Estudios muestra que el salario real cayó promedio en noviembre 6,9% (-7,7% según IPC Congreso, -8,6% según IPC CABA, -4,5% según IPC San Luis). Este número se asimila al de los últimos tres meses, por lo que puede afirmarse que el poder adquisitivo no solo no repunta, sino que continúa mostrando señales de estancamiento.





Temas