Río Negro: hallan muerto a un joven que desapareció hace dos años

04 de noviembre de 2017

Rodrigo Herdil, de 23 años, fue visto por última vez en Río Negro el 31 de julio de 2015. Antes de desaparecer, denunció ante la policía que "una voz" le ordenaba hacer algo tremendo.

Tras dos años de incertidumbre, finalmente este viernes se confirmó que el cuerpo hallado en la costa marítima de San Antonio Oeste, en Río Negro, pertenece a Rodrigo Herdil, un joven de 23 años que estaba desaparecido desde el 31 de julio del 2015.

Ese viernes, Rodrigo salió de su casa con su camioneta para trabajar pero nunca llegó al destino.

Rodrigo Hredil 03.jpg
Rodrigo había sufrido un brote psicótico un día antes
Rodrigo había sufrido un brote psicótico un día antes

Según se supo, fue a la comisaria del barrio para decirle a los efectivos que "una voz" le ordenaba cometer algo tremendo. Los policías no le dieron importancia y Rodrigo se fue. Para siempre.

Los familiares de Rodrigo horas más tarde se habían enterado de ese suceso. El día anterior, Rodrigo había sufrido un brote psicótico pero, según explicaron los padres, los médicos no quisieron internarlo.

La camioneta que manejaba apareció abandonada apenas unas horas después, con la llave puesta en un camino rural ubicado a la vera de la ruta 251, alrededor de 15 kilómetros en dirección a General Conesa.

Embed

Aunque el lugar donde aparecieron los huesos está costeando al mar y este último punto se orienta hacia el Alto Valle, voces ligadas con la investigación en marcha precisaron que, si pudiera trazarse una línea recta entre ambos, la distancia no sería tanta, ya que rondaría los seis kilómetros.

Rodrigo Hredil 02.jpg
Los padres de Rodrigo lo buscaron durante poco más de 2 años
Los padres de Rodrigo lo buscaron durante poco más de 2 años

Los primeros restos aparecieron el sábado 30 de septiembre cerca de las 17, en un campo ubicado a la altura del kilómetro 1.128 de la ruta 3, a 700 metros de la costa, en un sector donde la vegetación es tupida y alcanza un metro de altura.

Allí los descubrió diseminados el dueño del lugar cuando paseaba junto a su familia. De manera inmediata dio aviso a la brigada rural, que a su vez se contactó con la comisaría 10º, que convocó a criminalística y a la fiscalía.

Temas