Feas versus divinas: el fenómeno Patito Feo y un debate de valores

Por: Ezequiel Spillman
19 de junio de 2007

* Mirá el video y leé la letra de una canción no tan divina para algunos


  • Dentro del éxito televisivo de Patito Feo, el programa juvenil del momento, hay un éxito más pequeño que preocupa a muchos padres.
  • Las antagonistas de la protagonista son "Las divinas", un grupo de chicas que dista mucho de tener los valores éticos y estéticos que un padre desearía.
  • ¿Por qué las teens las eligieron sobre las "buenas" de la tira? ¿Son un reflejo de la sociedad o sólo otro modelo nocivo de la televisión? El debate queda abierto.
  • Mientras tanto, mirá las letras de su más polémico tema y el video de "Las divinas" en Showmatch cantando el hit que fascina a las adolescentes argentinas.

Es el programa infanto-juvenil del momento. Con 14 puntos de rating en promedio (casi un millón y medio de televidentes diarios) y picos de casi 17 puntos, Patito Feo, la tira que encabezan Juan Darthés junto a Laura Esquivel (la increíble cantante de 13 años que nació artísticamente cantando en Showmatch) ya es un éxito de las tardes de la televisión argentina.


¿Puede ser nocivo para las chicas idolatrar a un grupo de adolescentes como "Las divinas"?     


Claro que el programa no viene solo: se le suman un álbum de figuritas, indumentaria de todo tipo, una futura presentación en teatro y, como es costumbre ya, un disco con canciones (que ya vendió más de 50 mil copias). Entre ellas, aparece una muy particular que alude a uno de los dos grupos antagónicos: el de "Las divinas" (las "malas" de la novela; ver la polémica letra aparte). 


 


No son pocas las teens que se identifican con ellas. Y no es para menos: son lindas, se visten a la moda, bailan bien y son muy coquetas. Aunque a la vez son superficiales, elitistas, egoístas y hasta discriminatorias (en especial con la “fealdad” de la protagonista). Además recrean una mirada artificial sobre la vida social. Es esto, justamente, un tema que despierta preocupación en los padresde los jóvenes televidentes.


 


En la vereda de enfrente se encuentran "Las populares": las "buenas" (grupo en el que se encuentra Patito, interpretada por la misma Esquivel) que tienen valores éticos vinculados a la amistad y no se rigen (supuestamente) por los cánones de belleza tradicionales. Ante estos dos grupos, la explosión mediática y el furor masivo se dio alrededor de "Las divinas" y no de las "buenas". 


“Las divinas son un estereotipo y su discurso se imprime muy fuerte en las adolescentes. Pero no por ello el discurso televisivo es nocivo".    

 


En este marco, se presenta un interrogante insoslayable: ¿Puede ser nocivo para las chicas idolatrar a un grupo de adolescentes como "Las divinas"? ¿Vale la pena pensar en esta tira televisiva como una forma de instauración de valores éticos y estéticos? ¿O en realidad no pasa de ser un simple programa que dista de erigirse en un modelo social?

“Las divinas son un estereotipo y su discurso se imprime muy fuerte en las adolescentes. Pero no por ello el discurso televisivo es nocivo. No es malo en sí que la televisión muestre esto. En todo caso lo ideal sería que hubiese un adulto que les explique a esos chicos que lo que están viendo en realidad es ficción. Cuando el chico se queda sólo con esa versión aparece el problema”, explica a minutouno.com Cristina Castillos, psicoanalista especializada en familia del Centro Dos.

Sin embargo, atrás de las letras (ver aparte) y las acciones del grupo de las fetichizadas “malas” también existe una mirada sobre la estética y la ética de un grupo de adolescentes. Por ello, resulta llamativo (o no tanto en realidad) cómo las teens han adoptado a este grupo como una suerte de modelo a seguir. Ahora bien, ¿cómo juega esto en la mente de las jóvenes?


Patito feo toca justo un punto de identificación femenina. Las divinas allí ganan terreno: nadie quiere tomar como modelo lo feo".     

 


Al respecto la psicoanalista consultada nos acerca una definición: “Los modelos identificatorios son inherentes a las condición del adolescente. Siempre busca modelos de lo bueno y lo malo. No importa que las divinas sean malas, son lindas, exitosas, se visten bien. Esto es clave ya que toma el espíritu adolescente”.

Patito feo toca justo un punto de identificación femenina. 'Las Divinas' allí ganan terreno: nadie quiere tomar como modelo lo feo. Nadie quiere estar relacionado con 'Las populares' sino con las exitosas”, agrega Castillos.


Las "malas": entre los cánones de belleza de la sociedad y la ausencia de valores éticos



Claro que la mirada que se impone sobre el discurso de "las malas" no está aislado de la vida cotidiana. Tal como explica a minutouno.com Ana Miranda, socióloga e investigadora del Conicet en temas educativos: “En un momento en que lo estético tiene un lugar en la identidad que antes no tenía, hay una idea de belleza establecida. Y los chicos construyen su identidad a partir de este ideal. El valor estético es ponderado sobre los valores, y esto es retomado por la televisión”.


"El problema más grave se genera cuando, a partir de la búsqueda de éstos cánones de belleza, las adolescentes caen en trastornos alimentarios o comienzan a consumir en exceso”.     


En este marco, según Miranda, “el problema más grave se genera cuando, a partir de la búsqueda de éstos cánones de belleza, las adolescentes caen en trastornos alimentarios o comienzan a consumir en exceso”.


 


En el mismo sentido, agrega: “aquí los padres juegan un rol decisivo. Es decir, si ellos no enseñan valores éticos, se genera un vacío. Por ello lo principal es que los adultos acompañen en el proceso de crecimiento”.

En todo caso, y tal como explican las fuentes, algunas de las concepciones del mundo que se vierten todos los días en Patito Feo no escapan a la lógica del funcionamiento social. Por eso, el fenómeno de "Las divinas" es imposible disociarlo de las relaciones que establecen los adolescentes hoy en día.

Y justamente allí, tal como concluye la socióloga en la misma línea de pensamiento, “hay que pensar este tema, pero no fuera de la discusión sobre qué tipo de sociedad es la que deseamos. La exclusión, la segregación, la discriminación forman parte de la sociedad y no sólo de un programa de televisión”.

Quizás habría que empezar por cuestionar el tipo de relaciones humanas que se dan en el universo social antes de apuntar contra un programa de televisión que, como éxito, termina siendo sólo un eslabón más de la cadena de negocios de la industria cultural, lisa y llanamente. Y generalmente el entrenimiento rentable no transmite valores éticos.