-

-

Comienza el juicio a una mujer trans acusada de intento de homicidio

10 de septiembre de 2020

Luz Aimé migró a Buenos Aires para cambiar de vida, pero hace dos años está con prisión preventiva acusada de intentar matar a un hombre a quien nunca vio.

Este viernes comenzará el juicio a Luz Aimé Díaz, una mujer trans de Salta que hace dos años está con prisión preventiva en Buenos Aires acusada de intento de homicidio de un hombre a quien nunca vio. La joven quedó involucrada en el caso porque los supuestos culpables contrataron sus servicios sexuales.

Luz, de 24 años, se mudó a la Ciudad de Buenos Aires en 2017, según explicó a Télam, porque estaba "cansada" de ejercer la prostitución en Embarcación, Salta, donde a los 13 un camionero la golpeó "porque no quería pagar el servicio" y la dejó ciega de un ojo y con un 25% de visión en el otro.

Ya en Buenos Aires, la intención de Luz era "hacer la secundaria y estudiar una carrera", y por eso cursaba en el Bachillerato Popular Travesti Trans Mocha Celis mientras los fines de semana ejercía la prostitución sobre la calle Godoy Cruz, en Palermo. Ahí fue donde en junio de 2018 la contrataron dos hombres.

Los hombres condujeron a Luz a un departamento sobre la calle Güemes. La joven no recuerda sus rostros ni supo nunca sus nombres porque "eran clientes pasajeros", pero sí se percató de que en la casa "la luz del comedor estaba apagada" y el único cuarto visible era el dormitorio.

"Yo no soy de mirar tanto en casa ajena, yo no presté atención y seguí con mi servicio", explicó Luz.

Pero la oscuridad del departamento escondía una escena alarmante: había un tercer hombre, el dueño de casa, que estaba maniatado en el sofá y fue hallado golpeado e inconsciente tres días después de que la joven estuviese ahí.

Luz se enteró del caso dos meses más tarde, cuando la policía de la Ciudad la detuvo en la calle Godoy Cruz y se la acusó por el robo al departamento, y por el intento de homicidio agravado del dueño de casa.

"No conozco a la víctima y no tengo nada de él. Supuestamente esta persona estaba maniatada boca abajo en el sillón del living, pero como estaba oscuro y yo no soy de mirar tanto en casa ajena, yo no presté atención y seguí con mi servicio. Si yo le hubiera visto a ese hombre, aunque sea los pies, yo lo habría ayudado", aseguró.

Ninguna explicación de la joven -su visión limitada, su presencia casi fortuita en el departamento- sirvieron para desalentar la acusación formal. La fiscalía presentó en su contra un video de cuando ingresó al departamento con los dos delincuentes, pero no se supo nada de los hombres hasta la fecha.

"La justicia no hace nada por buscarlos, no se sabe ni los nombres. Parece que no tiene interés y tampoco creen en mi palabra, que siempre declaré la verdad", aseguró la joven, quien pasó seis meses en la cárcel de Ezeiza antes de que la justicia porteña le concediera la prisión domiciliaria por cuestiones de salud.

En defensa de la joven se creó el año pasado la "Campaña por la Absolución para Luz Aimé" a la que adhieren más de 41 organizaciones como el CELS, la APDH, la CHA, la Federación Argentina LGBT, 100% Diversidad y Derechos, ATE Capital, el Bachillerato Popular Mocha Celis, Identidad Marrón, OTRANS, Furia Trava, Abosex, Agencia Presentes y Cosecha Roja, entre otras.

También hay un petitorio en Change.org de la Campaña ya reunió más de 7.500 firmas.

Originalmente el juicio iba a comenzar el 20 de febrero, pero sus representantes legales consiguieron en marzo la recusación de dos de los jueces que integraban el tribunal originario -Luis Rizzi y Javier Anzoátegui- porque "estaban en contra de la 'ideología de género' y negaban la identidad de género de Luz Aimé, en una clara violación a la ley 26.743".

La nueva fecha del juicio era el 3 de abril, pero nuevamente fue aplazada y ahora la joven salteña está a horas de presentarse ante la justicia: la primera audiencia será este viernes a las 11.30 en el Tribunal Oral en lo Criminal 8.

Desde la "Campaña por la Absolución para Luz Aimé" afirmaron que "la Fiscalía actuó de forma selectiva acusando a una compañera trans en situación de vulnerabilidad, reforzando el estigma social, los prejuicios y la violencia que ejerce sistemáticamente la justicia patriarcal homodiante y transodiante".

"Mientras en la sociedad se discute la necesidad de reformas en la Justicia que incluyan perspectiva de género, esperamos que los jueces y la jueza que ahora componen el tribunal que juzgará el caso de Luz, efectivamente apliquen enfoque de género, tal como lo establece la normativa vigente", agregaron.

Temas