¿Qué fue de la vida de Corach,  el "soldado" de Carlos Menem?

28 de abril de 2008

*Uno de los personajes más polémicos durante el mandato del ex presidente Carlos Menem.
*Las idas y vueltas Carlos Vladimiro Corach, el hombre que militó en el viejo Partido Comunista y terminó "pegado" a Memem.

Carlos Vladimiro Corach fue uno de los funcionarios más cercanos al ex presidente Carlos Menem. De hecho, fue después del ex canciller Guido Di Tella uno de lo que más tiempo lo acompañó, desde 1992 hasta el último de los días de su gobierno. Casi diez años después, lejos de los flashes y los micrófonos, minutouno.com se pregunta qué fue de su vida.

Quienes lo conocen saben que su nombre se lo debe a Vladimir Illich Ulanov, más conocido como Lenin. De hecho, algunos aseguran que militó brevemente en el viejo Partido Comunista. Es ex alumno del Colegio Nacional Buenos Aires.

Cuando asumió, a principios de los `90, Menem lo eligió para la Subsecretaría de la Presidencia de la Nación. Luego pasó por la Secretaría Legal y Técnica, y desde 1995 hasta el final del mandato menemista fue ministro del Interior.

En esta última época Corach se hizo famoso por las pequeñas conferencias de prensa que realizaba en la puerta de su casa. Todas las mañanas decenas de periodistas se juntaban y el ministro improvisaba ante las preguntas de los reporteros.

Durante su gestión se vivieron dos hechos que marcaron la vida política del país: el atentado a la AMIA (sucedió unos meses antes) y la muerte de Carlos Menem Junior (dos meses después de que asumió). Tanto dirigentes de la tanto la entidad israelita-argentina como Zulema Yoma, madre de Carlitos, le apuntan a la hora de buscar responsables políticos. De hecho, a mediados de 2007 la Justicia recomendó investigar si el ex ministro y el propio Menem no eran culpables de obstaculizar la causa.

Corach fue senador por la Capital Federal hasta 2001, momento en el que decidió aparterse de la vida pública. En verdad, cuando dejó sus funciones en el Ejecutivo olvidó también sus pequeñas conferencias, y se dedicó, según él mismo dijo, a su familia. Sólo tuvo una pequeña vuelta a las andadas en 2003, durante la fallida postulación de su inseparable coequiper a la presidencia.

Con la caída de Carlos Menem, Corach desapareció de la escena. Siguió ligado a cuestiones de seguridad, principalmente en la Fundación Nuevo Milenio, e incluso dictó conferencias en la Universidad de Oxford. A principios de éste año, algunos medios especulaban con que Daniel Scioli iba a pedirle asesoramiento en ésta materia, algo que no pasó de un trascendido.

Corach siempre se definió como un “soldado de Menem”. Por ahora, él y su jefe están en la retaguardia.