#Elección2015 Mirá los socios que perdió Massa en un año electoral clave

Política

El portazo de Giustozzi es un duro golpe para las ambiciones presidenciales de Massa quien, a días de relanzar su precandidatura en Vélez, intenta contener la disolución de su espacio en medio de la consolidación de un escenario polarizado entre el FPV y el PRO.

El multitudinario acto que encabezó Sergio Massa en el estadio de Vélez hace apenas unas pocas semanas parece hoy haber sido apenas una bocanada de aire en medio del imparable derrumbe que experimenta el Frente Renovador de cara a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de agosto próximo.

Arrinconado por los buenos resultados electorales del macrismo (Santa Fe y ciudad de Buenos Aires) y del kirchnerismo (Salta) y por la reciente decisión de uno de sus principales referentes de sumarse al cada vez más nutrido éxodo que se experimenta entre sus filas, el diputado nacional y precandidato presidencial enfrenta por estas horas el duro desafío de mantenerse por encima de la línea de flotación para intentar meter una cuña en un escenario cada vez más polarizado entre el Frente para la Victoria y el PRO.

El portazo de Darío Giustozzi, uno de los fundadores y referentes del Frente Renovador, se suma a la sangría que viene sufriendo ese espacio desde hace ya algunos meses. Sin embargo la salida del jefe del bloque massista en Diputados, y los términos en los que se dio, deja en evidencia la profunda crisis de la fuerza que se erigió como gran ganadora de las Legislativas de hace apenas un año y medio.

Embed
Antes de Giustozzi ya se había alejado del ala protectora de Massa el intendente de San Isidro, el radical Gustavo Posse que finalmente tampoco se sumará al macrismo y competirá en las próximas elecciones con boleta corta.

Embed
También lo abandonó el intendente de Escobar Sandro Guzmán que formalizó su regreso al Frente para la Victoria y su par de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, en medio de una controversia por los términos de la ruptura. Alejamiento para el jefe comunal, expulsión para los massistas.

El senador bonaerense y ex intendente de Avellaneda, Baldomero "Cacho" Álvarez regresó bajo el ala del gobernador bonaerense y precandidato presidencial del FPV, Daniel Scioli. "A Sergio Massa lo respeto, es un dirigente importante joven y con futuro, pero creo que no es su tiempo. Este es el tiempo de un dirigente más consolidado, con más experiencia, como Daniel Scioli" explicó Álvarez.
El massismo ya había perdido peso en el Senado provincial luego de los alejamientos de Alfonso Coll Areco quien pasó a conformar un monobloque y a Roberto Costa, dirigente cercano a Posse, que pegó el salto al macrismo.

La sangría en la Legislatura bonaerense incluye además a los diputados Walter Caruso, Mariano San Pedro y Orlando Yans.

Mario Das Neves había lanzado su candidatura a la gobernacion de Chubut junto a Massa. Y aunque negó que vaya a abandonar al líder del Frente Renovador advirtió días atrás: "Nosotros no podemos ser hipócritas. Hablamos todos los días con la gente y lo que piden es que en la boleta vaya Scioli". "Debo pensar en el escenario nacional" reconoció.

Embed
En tanto el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, es otro de los que, aunque sin haber oficializado nunca su pase al Frente Renovador, decidió finalmente resguardarse en el Frente para la Victoria. Insaurralde coqueteó durante meses con Massa luego de caer frente a él en las Legislativas de 2013 sin embargo, tras varias idas y venidas, decidió no sacar los pies del plato y mantenerse en el kirchnerismo. Dentro de ese espacio se sumó al batallón de precandidatos que intentará pelear por la gobernación de la provincia de Buenos Aires en medio de las presiones de la Rosada para que se reduzca el número de aspirantes a suceder a Scioli.

Dejá tu comentario