La estrategia de Macri en Comodoro Py para evitar ir a Dolores y esquivar a la Justicia

Política

El ex presidente Macri siguió los pasos del ex titular de la AFI, Gustavo Arribas, y su segunda, Silvia Majdalani, para intentar llevar la causa de espionaje ilegal a Comodoro Py.

Ni bien fue citado a su primera indagatoria en octubre pasado por el juez de Dolores Martín Bava, la defensa del ex presidente Mauricio Macri, se presentó en un juzgado de los tribunales de Comodoro Py donde pidió a un magistrado que reclame el caso para ser tramitado en la ciudad de Buenos Aires.

El plan para mudar el caso de espionaje ilegal a los familiares de los tripulantes del ARA San Juan a los tribunales de Retiro está en marcha a partir del escrito presentado el 19 de octubre al juez federal Ariel Lijo.

El escrito lleva el título “Plantea inhibitoria” y está encabezado por el propio Macri con la representación de su abogado Pablo Lanusse.

La presentación alude a que si a Macri se lo acusa de un acto de espionaje ilegal cometido desde la cabeza del Poder Ejecutivo, este sería de competencia de la justicia federal de la ciudad de Buenos Aires.

“Desde ya que el planteo que aquí realizo no debe interpretarse como reconocimiento de responsabilidad personal alguna ni de ilicitud en los hechos descriptos por el Sr. Juez de Dolores, sino que su razón de ser radica en la preservación del derecho al debido proceso, la defensa en juicio y la garantía de juez competente”, dice el escrito presentado ante Lijo.

El pedido de inhibitoria fue presentado ante Lijo porque ese juez también recibió el año pasado un pedido similar del ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Gustavo Arribas. El planteo fue rechazado pero la resolución final está en manos de la Cámara de Mar del Plata.

Macri, quien se presentó a prestar declaración indagatoria en Dolores y se negó a responder preguntas, aprovechó el escrito presentado a Lijo para cuestionar nuevamente al juez Bava. “Ciñéndonos a los verbos con los que el Sr. Juez Federal subrogante de Dolores pretende construir su forzada y voluntarista imputación objetiva en mi contra, nos encontramos con ordenó; recibió; impartió y destinó”.

“Mas allá de que jamás realicé esos comportamientos, para discernir constitucionalmente quién es el juez natural para conocer e investigar tales hipótesis, corresponde hacer un ejercicio imaginario y estarse a dónde eventualmente un Presidente de la Nación pudo haber ordenado, recibido, impartido o destinado acciones, análisis y/o recursos. Y ese lugar es uno solo, su sede física de desarrollo de sus actividades y competencias que es exclusiva y excluyentemente la Casa de Gobierno, sita en Balcarce 50, Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, argumentó la defensa de Macri.

Al finalizar la presentación, pidió que “se libre oficio inhibitorio al Sr. Juez Federal subrogante a cargo del Juzgado Federal de Dolores, Provincia de Buenos Aires para que se desprenda e inhiba de la causa…reconociendo la competencia territorial de la justicia federal porteña en cabeza de vuestro Juzgado Federal n° 4” , es decir el juez Lijo.

El macrismo ya logró pasar la megacausa de espionaje ilegal a Cristina Kirchner, a políticos, empresarios y detenidos en las cárceles, a los tribunales de Retiro donde la Cámara Federal debe resolver si confirma procesamientos dictados a Arribas, a su ex segunda Silvia Majdalani, entre otros acusados.

Embed

Dejá tu comentario