Descubren que las ratas son buenas y simpáticas

Sociedad

Una investigación reveló que son unas vecinas encantadoras y destacó que algunos humanos podrían aprender sobre la fraternidad que despliegan.

Las ratas pueden considerarse plagas temibles, portan todo tipo de enfermedades virales y bacterianas, algunas de ellas mortales. Según un nuevo libro, "The Social Lives of Animals" de la profesora de comportamiento animal Ashley Ward, asegura que es un animal amable y empático.

“Siempre he sido un poco fanática de las ratas y he tenido ratas como mascotas en el pasado”, escribe Ward y añadió: “Como nosotros, y como tantos otros animales sociales, pasan gran parte de sus vidas entre una camarilla de amigos, parientes y vecinos”.

Las ratas construyen colonias, ciudades subterráneas formadas por pequeñas cámaras donde los malos vecinos son castigados y los buenos son recompensados. Las ratas comparten comida y es más probable que donen un bocado si su vecino tiene hambre.

Ward afirmó que “brindan ayuda según la necesidad”, lo que significa que están en sintonía con la difícil situación de sus pares. Este comportamiento caritativo como similar al "factor de sentirse bien" de donar a una organización benéfica o ser voluntario en un comedor.

"Rasca mi espalda, te rasco la tuya"

Cuando una rata más necesitada recibe una limosna, a menudo corresponderá ofreciéndole una caricia. El masaje para ratas no solo recompensa a la rata generosa sino que "alienta a las ratas a dar comida a su masajista de ratas la próxima vez que surja la necesidad, o a corresponder con algún esfuerzo propio". Ward lo llama una filosofía de "rasca mi espalda, te rasco la tuya", que el campo de estudios animales llama altruismo recíproco.

“Dentro de este sistema, el buen carácter es más profundo que simplemente estar dispuesto a ofrecer comida”, escribe la investigadora y agrega: "Al decidir si pasar bocados a un destinatario, las ratas tienen en cuenta el comportamiento reciente de ese destinatario hacia ellas".

Las ratas recuerdan quién ha sido generoso y quién tacaño, y será menos probable que le den comida a una rata hambrienta que en el pasado fue codiciosa. Las ratas que son particularmente agresivas o antisociales quedan excluidas de la red recíproca.

En un experimento se colocan dos ratas en estructuras de alojamiento contiguas. Uno es un nido de ratas perfecto: cálido, seco y acogedor. El otro es inhóspitamente húmedo y frío. La única forma de llegar al apartamento principal de la rata es a través de una puerta que solo puede abrir la rata afortunada en el apartamento seco. Una y otra vez, el estudio mostró que las ratas casi siempre abren la puerta y lo hacen más rápido si alguna vez estuvieron del otro lado del experimento. Los que habían estado decaídos eran más amables incluso cuando ascendían en el mundo.

En otro, una rata se encontraría con otra rata en una trampa. Tentado con chocolate, su comida favorita, la rata podría atiborrarse de la golosina o liberar al amigo atrapado. Abrumadoramente, las ratas optaron por liberar a su compañera rata.

Empatizar, la capacidad de identificarse con el estado emocional de otra persona, es algo que damos por sentado en nosotros mismos, pero ¿ratas? ¿Ratas sucias, ladronas y estúpidas? Bueno, sí, ellos también parecen sentirlo”, afirmó Ward.

Embed

Dejá tu comentario