¿Similar al "caso Chano"? Tuvo un brote psicótico, le pidieron ayuda a la policía y todo terminó con cinco heridos

Sociedad

Un hombre con esquizofrenia tuvo una crisis y su mamá pidió ayuda al 911. Cinco personas heridas, entre ellas la mujer de 67 años que perdió parte de un dedo, luego de la intervención policial.

Mientras el foco mediático está en el caso Chano Charpentier, quien lucha por su vida luego de recibir un disparo por parte de un policía de la Bonaerense que debía reducirlo. Un hecho similar ocurrió con un paciente psiquiátrico en Mar del Plata y dejó un saldo de cinco heridos.

Todo comenzó este lunes poco después de las nueve de la noche, cuando una mujer notó que su hijo de 47 años, que padece esquizofrenia, presentaba los primeros síntomas de lo que iba a derivar en un brote psicótico. Ante esta situación, decidió llamar a sus otros familiares para que la ayudaran.

Desde que comenzó la pandemia el hombre no tiene la asistencia profesional necesario y a la familia les cuesta mucho mantener la medicación por lo que los brotes se hicieron más frecuentes. “Cuando puedo, le compro las pastillas y se las metemos en un vaso de gaseosa, pero todo es muy difícil para nosotros”, contó María Luisa Torres al medio local 0223.

Si bien en un principio trataron de calmarlo, la situación se complicó y el hombre tomó un cuchillo, por lo que la mujer de 67 años decidió llamar al 911 para solicitar ayuda a la policía y una ambulancia para poder internarlo.

Sin embargo, todo terminó de la peor manera: el hombre asustado por la fuerte presencia policial que se montó frente a la pequeña casa ubicada en inmediaciones de las calles 443 y 62 del barrio Monte Terrabusi, se escapó del lugar y al regresar, un rato más tarde, fue reducido a tiros.

Producto de la balacera, cinco personas resultaron lesionadas: el paciente psiquiátrico, su madre, dos hermanos y un sobrino de 19 años, que quedó internado en el Hospital Interzonal con heridas en el tórax y una rodilla. A María Luisa, uno de los postazos le arrancó parte de un dedo: “Me pegaron en la mano mientras me cubría la cara, nos podrían haber matado”, afirmó la mujer. Al otro día la familia Torres se presentó en la fiscalía para denunciar el hecho.

brote psocotico

Además del mal momento que le hizo vivir la policía, María Luisa está desesperada y se lamentó: “Mi hijo necesita ayuda de un médico, no que le disparen. Trabajé toda mi vida en huertas, estoy jubilada y ahora, con la mano así, no puedo hacer nada”.

Dejá tu comentario