Cerró El Vesuvio, la primera heladería de Buenos Aires

Sociedad

Fue la primera heladería porteña, inaugurada en 1902. Por allí pasaron las personalidades de la cultura porteña más reconocidas del siglo XXI, pero la pandemia hizo que bajara la persiana.

Cerró El Vesuvio, la heladería más antigua de la ciudad de Buenos Aires que había sido fundada en 1902, y por ella desfilaron las personalidades de la cultura argentina más reconocidas.

La histórica heladería está ubicada en avenida Corrientes al 1100, entre Libertad y Cerrito, fue fundada por Alfonso Cositore y su esposa a principio del siglo XXI y se convirtió en una cita obligada de escritores y tangueros, según consignó BAE Negocios.

Las paredes de su salón estaban revestidas con paneles de roble tallados a mano, y hermosos vitrales. La elegancia del local y sus helados hizo que se convierta en una cita obligada e todos los que paseaban por la calle Corrientes, por lo que su histórico dueño decidió sumarle una confitería donde comenzó a servir chocolate con churros.

heladeria el vesubio

Por las mesas de El Vesuvio pasaron Carlos Gardel, Jorge Luis Borges, Tita Merello, Hugo del Carril, Carlos Gardel, Juan Manuel Fangio, Alfredo Palacios, Luis Sandrini, Horacio Ferrer, Jorge Luis Borges, Julio De Caro, Pinky, Susana Rinaldi, entre otros.

El último propietario fue Mariano Marmorato, quien buscó por todos los medios que sobreviva, tenía shows de tango y hasta peñas. Pero los últimos años no fueron fáciles, y hasta intentaron vender el fondo de comercio pero era tan caro que nadie podía pagarlo.

“El Vesubio desde la pandemia no abrió, la avenida Corrientes esta complicada vivía de los consejos profesionales de abogacía y ciencias económicas, de los que iban a los teatros a la noche y de los que venían a sacar las entradas de día, pero ya no hay ni abogados ni contadores en sus oficinas, se perdió y difícilmente se vuelva a la realidad. Si no abrió hasta ahora no abrirá más. Toda esta zona de micro y macro está en emergencia”, dijo Gabriel Fama, de la Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (Afadhya), en diálogo con BAE Negocios.

Pero esto se repite en otros barrios porteños, ya que en Devoto cerró la histórica Monte Olivia. “Las heladerías artesanales tuvieron una merma de trabajo entre un 25 y un 35%, algunas hasta un 40%. Es una temporada compleja. El invierno lo pasamos con la cosecha del verano. El ATP se cortó y sabemos que será un invierno complejo, a alguna heladería le costará más pasar el invierno”, señaló Fama.

Temas