Vecinos protestan contra el enrejado del Parque Lezama

Sociedad

El proyecto del Gobierno porteño, que demandará una inversión de 20 millones de pesos, genera resistencia. Los asambleístas destacan que los artistas populares necesitan un espacio abierto.

El proyecto del gobierno porteño para enrejar el Parque Lezama, que demandará una inversión de 20 millones de pesos, genera resistencia en los vecinos. Los asambleístas destacan que los artistas populares necesitan un espacio abierto.

Según informó el diario Tiempo Argentino, ninguno de los integrantes de la asamblea del Parque Lezama fue consultado acerca del enrejamiento anunciado por el ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli.

La Dirección General del Casco Histórico de la ciudad de Buenos Aires dice en su sitio web: "se considera vital la articulación con la población usuaria, constituida por diversos actores, reconocidos como sujetos partícipes del proceso de planificación y de la toma de decisiones, no solamente como destinatarios del Plan".

El gobierno porteño llama "plan de puesta en valor" al enrejamiento de los 80 mil metros cuadrados del Parque, además de un conjunto de obras por las que se invertirán cerca de 20 millones de pesos. Obras que servirán para paliar décadas de abandono.

En ese lapso de tiempo deben contarse también los últimos seis años de gestión macrista, en los que no sólo no se arregló ni siquiera un banco sino que se retiró la guardia policial que deambulaba los caminos con carritos.

Según Santilli, la comuna buscará recrear los viejos portones del parque y restaurar los monumentos. Entre ellos, una loba de origen romano, el Monumento a la Cordialidad Internacional y el del conquistador Pedro de Mendoza. El plan también prevé recuperar los senderos (similares a los de los parques parisinos), los bancos y los baños.

En enero se publicó un artículo en un matutino porteño sobre el "plan para reciclar el parque". La nota cuenta que la reja perimetral debía estar instalada desde diciembre y que en la primera etapa también debían estar listos los monumentos y las obras de arte.

Además, da cuenta de una promesa hecha por Diego Santilli: "Se necesitaba un dictamen de aprobación de [la Dirección General de] Casco Histórico y esa aprobación demoró; eso retrasó el inicio de la obra. Ya se encuentra licitada y el inicio será en febrero". La que dio el permiso es la misma área municipal que da inicio a este artículo.

Temas

Dejá tu comentario