Máxima tensión en el Congreso: la Policía reprimió a estatales que reclamaron tras ser despedidos

Sociedad

En un nuevo episodio del "protocolo anti-piquetes" impulsado por Patricia Bullrich, los efectivos policiales no permitían que los manifestantes circulen por la vereda para retirarse.

En la tarde de este viernes, cientos de manifestantes se acercaron a las inmediaciones del Congreso para protestar por la feroz ola de despidos a los empleados públicos. Si bien la manifestación comenzó alrededor de las 16.30 en la puerta del Cine Gaumont por los 200 despidos que hubo en el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), se fue desplazando hacia el Congreso donde la gente se encontró, nuevamente, con la Policía represora de Patricia Bullrich.

Bajo el cumplimiento del "protocolo anti-piquetes", numerosos efectivos de la Policía de la Ciudad y de la Federal se hicieron presentes en el lugar para llevar adelantes las órdenes del Gobierno. En medio de una sobreactuación de las autoridades, los agentes retiraron de la calle a los manifestantes, que quedaron sobre la vereda de la Avenida Rivadavia, en la puerta del anexo del Congreso. Pero minutos más tarde los mismos efectivos subieron a la vereda y encerraron a los manifestantes contra el edificio del anexo del Congreso, sin permitirles retirarse del lugar.

Cuando los policías habilitaron un carril para que se retiren del lugar, varios agentes empujaron con los escudos y lanzaron patadas y gases contra los manifestantes. Al grito de "paro general", los ciudadanos que se manifiestan intentan retirarse del lugar en la medida que la Policía lo permite.

Se pica Congreso.mp4
Embed

Dejá tu comentario