Asesinato de Lucas González: dos policías reconocieron que dispararon contra el auto

Sociedad

Se trata de Fabián López y José Nievas. Antes declaró Gabriel Issasi, quien aseguró que usó chaleco identificatorio.

José Nieva y Fabián Lopez, dos de los policías de la Ciudad detenidos por el homicidio de Lucas González, el adolescente de 17 años baleado el miércoles pasado en el barrio porteño de Barracas, reconocieron haber disparado contra el auto. Ambos enfrentarán cargos por la “tentativa de homicidio doblemente agravado” de los tres adolescentes que acompañaban a la víctima.

A su vez, Gabriel Isassi, otro de los policías detenido declaró hoy en la Justicia y aseguró que dispararon porque se sintieron “bajo amenaza”. Según su relato, el día del hecho se encontraban en ese lugar por una orden judicial y “vieron sospechoso el auto de Lucas compatible con maniobras de narcotráfico”. De acuerdo a su testimonio ellos iban vestidos con chalecos que los identificaban como miembros de la fuerza y los siguieron haciendo sirenas.

Tras dar la voz de alto, siempre según la declaración de Isassi, el auto en el que iba Lucas arrancó “pisándolo a uno de ellos” y recién entonces abrieron fuego para repeler la amenaza. El policía afirmó que “no imaginó nunca que eran jugadores de fútbol”. Sin aceptar preguntas de los investigadores, no hizo ninguna referencia sobre quién de los tres fue el que disparó.

La investigación está en manos de Leonel Gómez Barbella, a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N° 32, y de Héctor Andrés Heim, fiscal titular de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin). Anteanoche elevaron al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°7 el pedido de indagatoria a Isassi, López y Nieva. Calificaron como “ilegal” la acción desarrollada por los tres imputados y definieron como “falaces” las versiones que les dieron a sus colegas encargados de confeccionar el sumario inicial.

De hecho, el domingo a la mañana ordenaron el allanamiento de la Comisaría Vecinal 4D, donde se labraron esas actuaciones iniciales, para secuestrar los registros y demás documentos vinculados al caso. Además, no se descarta que más policías terminen imputados por presunto encubrimiento.

Dejá tu comentario