La mamá de Luciano Olivera habló de otros cinco agentes: "La Policía se me reía"

Sociedad

Durante una conferencia de prensa en su casa de Miramar, la madre del menor hizo duras declaraciones y reclamó justicia, mientras se espera el resultado de la autopsia.

La mamá de Luciano Olivera, el chico de 16 años asesinado de un tiro por la Policía en Miramar, dijo este martes que hay otros cinco agentes responsables por el crimen, ya que comenzaron la persecución de su hijo. Además declaró que quiere “ver presos a todos los que se rieron” de su muerte.

“La Policía se me reía. Y a las 8 de la mañana levantaron al nene y supe quién le había disparado recién cuando llegó la fiscal", expresó Judit Aristegui, madre de Luciano durante una conferencia de prensa en su casa de Miramar, en que estuvo junto al abogado Gregorio Dalbón.

“Quiero ver presos a todos los que se rieron de la muerte de mi hijo”, aseveró la mamá de Luciano Olivera. A su vez, Dalbón, quien representa a la familia del adolescente asesinado y viajó este martes por la tarde a Miramar, expresó: “No fue gatillo fácil sino fusilamiento, un asesinato a sangre fría”.

Otros presentes en la conferencia de prensa fueron Cintia López y Mario “Peka” González, los papás de Lucas, asesinado el 17 de noviembre último en el barrio porteño de Barracas por policías de la Ciudad.

La muerte de Luciano me rompió el corazón de nuevo. Lo único que quiero es Justicia. Sé de su dolor, sé que estamos muertas en vida. Yo me fui con mi hijo. No tengo más ganas de vivir ni de nada”, indicó la mujer.

Mientras tanto, un peritaje balístico realizado este martes por la mañana en el Instituto de Ciencias Forenses de Mar del Plata, dependiente del Ministerio Público, que se le practicó sobre el arma perteneciente al policía Maximiliano González, detenido por el crimen, determinó que funcionaba correctamente, al tiempo que la vaina servida secuestrada en la escena del crimen se corresponde con la pistola Bersa 9 milímetros utilizada por él.

Paralelamente, uno de los de los abogados de González, renunció este martes a ejercer la defensa del imputado por "motivos personales".

Por su parte, Judit Aristegui declaró este martes por la mañana como testigo ante la fiscal de la causa Caro, en los tribunales de Miramar; adonde también compareció Marcos y Cintia Aristegui, el padrastro y la tía de la víctima, respectivamente.

Fuentes judiciales informaron a Télam que en su declaración testimonial, la madre ratificó que cuando arribó al lugar del hecho la primera versión de lo ocurrido que le brindó la Policía de Miramar fue la de un "accidente" y que luego de un tiempo prolongado vio que su hijo había recibido un tiro.

A su turno, Cintia Aristegui contó al retirarse de la fiscalía que ella declaró como testigo "con el fin de que se esclarezcan las cosas y se haga justicia".

"Ya se sabe que el arma no presentaba ninguna falla y en todo caso lo tendría que haber denunciado ante sus superiores”, sostuvo la tía de la víctima, quien agregó que a raíz de lo sucedido con su sobrino están "más unidos que nunca".

Por último, declaró el padrastro de Luciano, quien señaló: "Queremos que se haga justicia, no queremos que vaya preso él solo. Vamos por todos, no vamos por una sola persona”.

Mientras que el jefe de asesores del Gobierno bonaerense, Carlos Bianco, dijo que "es una responsabilidad del Estado provincial formar de modo correcto a los policías", no solo en el uso de armas sino en cuanto a perspectiva de derechos humanos, al referirse al asesinato de Luciano.

Sin embargo, el plomo que perforó la remera, el buzo, la campera que la víctima llevaba puestos, y que atravesó su cuerpo, no pudo ser localizado durante los rastrillajes llevados a cabo tras el hecho.

Desde la Fiscalía intentan también determinar el origen de una imagen que circuló desde el día del crimen por redes sociales, tomada supuestamente durante el momento en que Olivera fue baleado, que no fue sumada a la investigación por desconocerse su procedencia.

En caso de ser identificado, el autor de ese registro podría ser citado por la fiscalía a brindar declaración como testigo.

Los investigadores aguardaban además el informe definitivo de la autopsia al cuerpo de Olivera, que podría conocerse sobre el fin de la semana, y también el resultado de las pericias toxicológicas sobre la extracción de sangre realizada al imputado, que serán practicadas en una sede de la Asesoría Pericial del Poder Judicial bonaerense.

Embed

Dejá tu comentario