Vuelven a indagar al taxista que atropelló y mató en Recoleta

Sociedad

El juez que investiga el accidente en el que murió la joven Leonela y otras cinco personas resultaron heridas, en ese barrio porteño, quiere escuchar nuevamente al conductor que ocasionó la tragedia antes de resolver su situación procesal.

Si bien este martes vencía el plazo para definir si el chofer Rubén Darío Botta, de 35 años, era procesado, beneficiado con una falta de mérito o sobreseído, el juez de instrucción porteño Alberto Baños decidió prorrogar esa decisión por la complejidad de la causa.

Las fuentes recordaron que cuando el taxista declaró por primera vez la indagatoria fue tomada por la jueza subrogante Silvia Ramond, ya que Baños se encontraba de vacaciones.

"El juez que ahora debe resolver su situación procesal quiere escuchar en primera persona la versión del imputado y por eso decidió ampliarle la declaración indagatoria", dijo a Télam una fuente judicial.

Además, el magistrado espera que para esa nueva indagatoria que se realizará la semana próxima, se sumen al expediente una serie de medidas de prueba que están pendientes, como el informe final sobre el estado de salud de Botta elaborado por los peritos oficiales del Cuerpo Médico Forense.

El chofer fue imputado provisoriamente por homicidio y lesiones culposas y se encuentra excarcelado desde el miércoles pasado, dos días antes de ser dado de alta del Hospital Fernández, donde estuvo alojado desde el día de la tragedia por su cuadro de hipoglucemia.

La fiscal de la causa, María Paula Asaro, apeló ante la Cámara del Crimen la excarcelación de Botta y pidió que vuelva a ser detenido.

Según argumentó la representante del Ministerio Público Fiscal,  aún no está probado que el chofer sufriera un shock hipoglucémico y que, por lo tanto, su marcha a toda velocidad y en contramano por la avenida Santa Fe puede interpretarse como un intento de fuga para eludir el accionar de la Justicia.

Los abogados defensores de Botta, Marcelo Fainberg y Julio Golodny, intentan que su cliente sea declarado inimputable, ya que a raíz de un shock hipoglucémico no podía dirigir sus acciones cuando ocurrió la tragedia.

La fiscal Asaro, en cambio, analiza la posibilidad de que Botta pudo haber desplegado una conducta negligente al seguir conduciendo su taxi y no detener su marcha cuando comenzó sentirse mal por su problema de diabetes, según revelaron las fuentes.

El hecho ocurrió el 29 de enero, al mediodía, en avenida Santa Fe y Montevideo, cuando el taxi Ford Focus conducido por Botta, que transitaba a gran velocidad por Santa Fe hacia el lado de Palermo, embistió una moto, chocó con un colectivo de la línea 152 y pasó a circular en contramano por los carriles que van hacia la avenida 9 de Julio.

Según quedó grabado en las cámaras de seguridad de la Policía Metropolitana, el Focus embistió a otro taxi, un Chevrolet Corsa, que cruzaba Santa Fe por Montevideo, y colisionó con un tercer taxi, un Volkswagen Suran.

Leonela Noble, de 22 años, quien caminaba hacia un banco a cobrar el cheque del primer aguinaldo que le habían pagado en el consultorio médico donde trabajaba, murió en el lugar, en tanto otras cinco personas atropelladas sufrieron politraumatismos.

En su indagatoria, Botta explicó que sufrió un pico de hipoglucemia, que estaba inconsciente cuando perdió el control de su vehículo y que no recuerda nada desde que conducía por avenida Del Libertador y Tagle, a más de 20 cuadras del lugar del accidente.

Temas

Dejá tu comentario