Suspenden 120 días al jugador que agredió autor de acrobática jugada

EFE
Por EFE

El lateral Coelho, del Atlético Mineiro, fue sancionado hoy con 120 días de suspensión por agredir a su colega Kerlon, en represalia por un acrobático regate que inventó durante el clásico contra el Cruzeiro.

La vistosa jugada de Kerlon y la agresión de Coelho planteó en Brasil un debate en Brasil sobre el "fútbol-espectáculo" y la violencia en las canchas.

El Superior Tribunal de Justicia Deportiva (STJD) consideró que Dyego Rocha Coelho infligió una "agresión física", cuya sanción máxima es de 540 días de suspensión.

Además, el STJD castigó al Atlético Mineiro con una multa de 10.000 reales (unos 5.000 dólares) y el cierre de su estadio por un partido.

El hecho se registró el pasado 16 de septiembre, durante el derbi de la ciudad de Belo Horizonte contra el Cruzeiro.

Coelho propinó un codazo en la cara de Kerlon, jugador del Cruzeiro, cuando éste trataba de adentrarse en el área rival con el balón controlado con la cabeza, en un regate conocido en Brasil como la "foquinha" (foquita), por su parecido con los malabarismos que hacen estos animales en sus actuaciones de circo.

En una audiencia en el STJD, Coelho dijo que su codazo "fue una falta dura y fuerte", reconoció que se pasó "un poco" del límite, pero negó haber tenido la intención de agredir.

Kerlon "patentó" la jugada de la "foquinha" cuando debutó en primera división el año pasado, aunque dijo que lo aprendió de niño.

Desde entonces, lo ha repetido decenas de veces y ha ganado apoyos y rechazos.

A raíz de la violenta falta sufrida, despertó las pasiones más viscerales en entrenadores, jugadores y comentaristas.

Zico, estrella del Flamengo y de la selección brasileña en los años 80 y actual entrenador del Fenerbahçe turco, defendió la creatividad de Kerlon y de todos los que apuestan por el "fútbol-espectáculo".

"Tenemos que dar vivas a los jugadores que crean regates nuevos", apuntó Zico.

En el otro extremo del debate se alineó el seleccionador brasileño, Dunga, conocido en su época de jugador por su fútbol duro y con pocos adornos, que defendió al agresor.

Según él, Coelho "no tuvo maldad" y realizó una falta "táctica". Además, Dunga criticó que Kerlon realizase esa jugada cuando su equipo "estaba ganando".

En aquel momento, el Cruzeiro vencía por 3-4 y el partido estaba a punto de acabar.

El entrenador del equipo rival, Émerson Leao, dijo que la "foquinha" fue una "provocación" y aconsejó a su autor que deje de hacerla para evitar recibir "un chute veloz y grave en el rostro", con el que se lesione "muchos años" o "no pueda volver a jugar".

En la misma línea, el central del Fluminense, Luiz Alberto, aseguró que llegaría a "darle golpes de 'capoeira' hasta en la cabeza" para quitarle el balón.

Dejá tu comentario