El ex Secretario General de la Conmebol, José Luis Meiszner, se entregó ante los Tribunales Federales de Quilmes y pidió la prisión domiciliaria por "razones de salud" tras el pedido de captura internacional que Interpol expidió sobre el dirigente argentino.
Meiszner se presentó este miércoles ante el juez federal Luis Armella, en los tribunales de Quilmes, por el pedido de extradición solicitado por la Justicia de Estados Unidos en el marco de la causa en la que se investigan hechos de corrupción en la FIFA.

Meiszner acudió a los tribunales federales de Quilmes acompañado por su abogado, Omar Daer, quien anticipó que pedirá la excarcelación o, en su defecto, la prisión domiciliaria del directivo del fútbol argentino buscado por la Justicia norteamericana.

Así lo había confirmado el propio Daer, en diálogo con Crónica: "No está clara la tipificación del delito por el cual se lo imputa. Pediremos la eximición de prisión, trámite que se hace a través de Cancillería argentina".

Se entregó José Luis Meiszner, ex secretario General de la Conmebol
Daber confirmó también que Meiszner estaba en Argentina cuando se conoció la noticia de pedido de captura, y sobre la denuncia explicó que "habla en términos potenciales de fraudes informáticos y cosas así, nada concreto".

La semana pasada ngresó a la Argentina una notificación roja por parte de un juez de la Interpol que pide la inmediata detencion de Meiszner, con fines de extradicion hacia los Estados Unidos

El ex presidente de Quilmes era la mano derecha de Julio Humberto Grondona y hace pocos días había presentado formalmente su renuncia a la Secretaría General de la Conmebol.

Meiszner es el cuarto argentino involucrado en el escándalo de corrupción en la FIFA, junto a los empresarios Hugo y Mariano Jinkis y Alejandro Burzaco, quien cumple arresto domiciliario en Estados Unidos.