El jefe de la UOCRA, Gerardo Martínez, aseguró este domingo que el fin del cepo cambiario "merma el poder adquisitivo" de los trabajadores y auguró que el gobierno de Mauricio Macri prevea "cómo resolver los daños colaterales" que generan las medidas macroeconómicas que impulsa su gobierno.
"Esto merma absolutamente el poder adquisitivo de los trabajadores", aseveró el gremialista al referirse a las medidas económicas puestas en marcha por el macrismo.

Sin embargo, en diálogo con radio Nacional Rock, Martínez estimó que "cuando hay medidas como las que se están estableciendo desde lo macroeconómico, también deben tener cómo resolver los daños colaterales que esto genera".

"Eso no quiere decir que uno ponga en tela de juicio las medidas que se toman. Lo que me parece es que el gobierno tiene toda la facultad para poder resolver en general la cuestión macroeconómica y terminar con la inflación, pero también tiene que garantizar el cuidado del poder adquisitivo de los salarios.

Y espero que las medidas macroeconómicas del macrismo", advirtió. Consultado sobre las discusiones paritarias y el porcentaje salarial que intentará negociar el sector que representa, Martínez
dijo que aún "no" podía dar una cifra.

"Como argentino y como trabajador me gustaría que los valores fuesen razonables. Hablar de mucho porcentaje no es bueno porque justamente cuando hay inflación el impuesto a la pobreza y los que
mas sufrimos somos los trabajadores", se quejó.

Y, lamentó que "no se da desde las políticas macroeconómicas una tendencia, por lo que se ve, a la baja de la inflación".

"Todos estos productos que se generaron en la macroeconomía han provocado una estampida en los precios. Yo no sé qué impacto tendrán las otras medidas que hay que generar por parte de este
gobierno, lo que sé es que nosotros vamos a estar ahí defendiendo palmpo a palmo el salario real, el poder adquisitivo y el nivel de empleo", prometió.

Por último, confió en que el diálogo con el nuevo gobierno "va a ser fructífero" en la medida que se entienda "la agenda que debemos resolver" y expresó su "mirada optimista" al respecto.

"El movimiento sindical en esto no va a hacer ninguna actitud partidaria, va a depender objetivamente la sensibilidad de los derechos que tienen los trabajadores a tener una garantía del empleo
y una mejora del salario, sin olvidarnos que tenemos que construirnos en un modelo de sociedad productiva que sea competitivo", completó.