Varios sindicatos salieron este domingo a presionar por una suma extraordinaria de entre 4 y 5 mil pesos, mientras anticiparon que el "piso" de reclamo salarial para el próximo año será del 30 por ciento.
Los gremios condicionaron el "pacto social" que propuso el Gobierno a las respuestas a los trabajadores después de la devaluación, que ya superó el 42 por ciento. El diputado de origen sindical Facundo Moyano aseguró que la inflación estará "por encima del 30 por ciento" al finalizar este año, por lo cual evaluó que Mauricio Macri debería haber "tenido consideración".
Moyano, quien es secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de los Peajes y Afines, consideró también que "el 2016 será un año complicado en términos de inflación y medidas que impactarán sobre el salario". El diputado nacional señaló que cada organización sindical negocia en el ámbito privado cuáles serán los pasos a seguir tras la estampida de precios registrada en las últimas semanas, salvo los sindicatos que dependen del empleo público.
La CTA que conduce Pablo Micheli ratificó este domingo su pedido de un bono de fin de año y adelantó que le envió una carta oficial al presidente Mauricio Macri. Aseguró que participará de la marcha convocada para este martes con el fin de reclamar el plus y advirtió que la protesta sólo se suspenderá si el Gobierno "accede" al pedido.
En tanto, el secretario general del gremio bancario, Sergio Palazzo, aseguró que la administración macrista debería fijar "un piso de entre 4 y 5 mil pesos" para el bono de fin de año que reclaman los trabajadores como compensación a la escalada inflacionaria de las últimas semanas. Advirtió que, de no existir ese bono de fin de año, en 2016 habrá una "paritaria durísima" en la que los trabajadores intentarán recuperar el poder adquisitivo perdido por la devaluación, la quita de subsidios y la suba de precios.
"Yo vislumbro una paritaria con una expectativa inflacionaria alta. Entre 36 y 40 por ciento", advirtió el jefe de la Asociación Bancaria, aunque aclaró que aún no está definido cuál será el aumento salarial que reclamará el sector en las paritarias 2016. El líder bancario opinó que los gremios deben insistir en un bono, más cuando hay un llamado al Diálogo Social, mientras que el Estado debe "poner un piso para negociar (ese plus), no establecer un monto universal".
El secretario general de la UOCRA, Gerardo Martínez, anticipó, por su parte, que la base del reclamo salarial para las negociaciones paritarias 2016 del sector "será del 30 por ciento, que es lo firmado el año pasado". "El Gobierno (de Mauricio Macri) tiene toda la facultad para resolver la cuestión macroeconómica, pero tiene que garantizar el cuidado del poder adquisitivo de los salarios", subrayó el sindicalista en declaraciones a radio Nacional Rock.
Así, insistió: "Vamos a estar defendiendo palmo a palmo el salario real y el nivel de empleo. La base es la que firmamos el año pasado, que es el 30%. Analizaremos en ese sentido y en el momento el impacto que se ha generado y cómo repercutió en el salario".