El dirigente de la CGT-Azopardo Juan Carlos Schmid reveló este domingo que el índice de inflación, que mide el Observatorio Económico Social de esa central, registró para 2015 un incremento del 28 por ciento "sin contabilizar el impacto de la devaluación", por lo que estimó que los gremios reclamarán para este año un aumento salarial "por encima del 30 por ciento".
"Según nuestras mediciones terminamos 2015, sin contar la devaluación, con un 28 por ciento de inflación", afirmó hoy el también titular de Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT).

Schmid remarcó que "el anual (2015) con los corrimientos de precios, aumentos de precios o como queramos llamarles está en ese índice", aunque aclaró "todavía no hemos proyectado sobre diciembre lo que pasó con la devaluación de nuestra moneda".

Ante una consulta sobre el reclamo salarial de la CGT que conduce el camionero Hugo Moyano tras la escalada de precios, el dirigente sindical adujo que se evalúa un pedido que "está por arriba del 30 por ciento", aunque consideró que "todavía falta medir también el comportamiento de enero y febrero". "La escalada de precios fue previa a la devaluación y la devaluación históricamente ha golpeado el bolsillo de los trabajadores", subrayó.

El indicador del Observatorio Económico y Social de la CGT-Azopardo cobra mayor relevancia a partir de la decisión del gobierno de decretar la "emergencia estadística nacional", que incluye la no publicación del indicador de inflación "hasta nuevo aviso".

En este contexto, el titular del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) Jorge Todesca adelantó que para las negociaciones paritarias no habrá un Índice de Precios al Consumidor (IPC) válido, pero consideró que hay mediciones "confiables que dan entre 23 y 24 por ciento de inflación anual".

Como se sabe, el Indec está obligado a publicar todos los meses un índice de precios al consumidor, ya que muchos contratos están atados a la inflación.

Si bien los indicadores anunciados por Todesca pueden ser válidos para determinados distritos, lo que reclama la dirigencia sindical -sin diferencias de centrales- es un índice nacional.

Para Schmid, las negociaciones paritarias de este año estarán condicionadas por la negativa de gobierno nacional de otorgar una compensación general a los trabajadores estatales.

"En su momento les recordaremos que no hemos tenido esa compensación para amortiguar el impacto que ha tenido en precios las medidas gubernamentales y la inflación", puntualizó.

En la misma línea, la última semana el secretario general de la CTA-Autónoma Pablo Micheli había anticipado que esa central sindical iba a reclamar un aumento salarial del 35 por ciento como forma de compensar la pérdida del poder adquisitivo provocado por el alza de precios y la devaluación.

En este marco, los sindicatos ya se preparan para poner condiciones a las negociaciones del pacto social que plantea el gobierno, mientras las centrales cegetistas negocian su reunificación con el propósito de estar fortalecido en las paritarias.

Schmid, por su parte, le confirmó a Télam la realización del plenario en Mar del Plata para la segunda quincena de enero de los tres sectores en que está dividida la CGT con el objetivo de alcanzar la unificación definitiva.