El ministro de Hacienda y Finanzas aseguró este miércoles en conferencia de prensa que "ahora debemos 9.882 millones de dólares de una deuda inicial de 2.943 millones de dólares". "El no arreglo ha sido extremadamente caro", señaló.

conferencia prat gay
"De 2.943 millones de dólares que no se pagaron, ahora se deben 9.882 millones de dólares, es el costo de lavarse las manos durante más de 10 años", aseguró Prat Gay.

El jefe del Palacio de Hacienda destacó que "la basura no es nuestra, pero no tenemos problema en limpiarla y el juicio en Nueva York es parte de la basura".

Se quejó esta tarde de la "herencia que ahoga" por parte del Gobierno anterior, mientras consideró que "pelearse con los fondos buitre" no ayuda al país y dijo que la Argentina "no salió del default del 2001" como afirmaba el gobierno anterior.

"Queremos resolver esta herencia que nos ahoga, para que la Argentina vuelva a crecer de manera sostenida. Es es el objetivo", aseguró en conferencia de prensa. En ese sentido, criticó que "es un verso que pelearse con los fondos buitre se le hace un favor a los argentinos". "Este es un gobierno que va a enfrentar todas las facturas, en tiempo y forma", garantizó.

Denunció que el gobierno recibió "el déficit primario más alto de los últimos 30 años, de casi 6 puntos" del Producto Bruto.

"Lo vamos a afrontar", garantizó, mientras, criticó: "Descubrimos que en el cierre del año fiscal hubo mucha disciplina trucha porque se habla de un gasto, pero no pago". "Se estaba dejando de pagar algunas facturas", criticó el funcionario.
El ministro pronosticó que "el déficit fiscal se podrá reducir el año próximo en un punto del PBI".
"Nos gustaría ser más veloces pero queremos ser cuidadosos y gradualistas con un objetivo descendiente en el déficit y estamos estudiando hacer un presupuesto plurianual con una baja del déficit más importante a partir de 2017", dijo Prat Gay.
El funcionario afirmó que el gobierno de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner cerró el año fiscal 2015 con una deuda flotante en torno a los 110 mil millones de pesos, una cifra equivalente a "algo más de un punto del PBI".

En una conferencia de prensa, el ministro dijo -con tono irónico- que la administración anterior "tenía mucha disciplina, pero la disciplina trucha del gasto pero no el pago".

"Parecía que se venía desacelerando el gasto fiscal cuando en la práctica se estaba dejando de pagar algunas facturas y eso en algún momento hay que pagarlo porque son deudas con proveedores organismos, 'pagadioses' que tienen que estar incluídos en las cuentas públicas", afirmó Prat Gay.