El presidente Mauricio Macri recibió este domingo a la mañana en su residencia particular de "Los Abrojos" a Iara y Kala Nisman, hijas del fiscal Alberto Nisman, quien hace un año apareció muerto en su departamento de Puerto Madero por causas que aún se investigan.
El jefe de Estado considera una "deuda pendiente" hacia la familia del desaparecido letrado el reconocimiento al trabajo que realizó al frente de la Unidad Fiscal AMIA, para tratar de resolver las causas y los responsables del cruento atentado que se cobró la vida de 85 personas y dejó 300 heridos el 18 de julio de 1994.

Este lunes se cumplirá un año del día en que encontraron muerto al fiscal, 24 horas antes de que se presentara ante el Congreso de la Nación para dar su versión y justificar su dictamen sobre responsables de encubrimiento del atentado.

El presidente Macri manifestó a las jóvenes Nisman el reconocimiento del Estado Argentino por la labor que realizó desde que fue puesto al frente de la investigación que continuó hasta el momento de su muerte que trata de esclarecerse.

Iara y Kala Nisman llegaron temprano a la residencia "Los Abrojos" y fueron acompañadas a un salón donde el presidente las recibió cálidamente y les manifestó su intención de hacer justicia con la memoria de su padre.

El encuentro se prolongó por alrededor de 20 minutos y previamente el rabino Marcelo Polakoff rezó una oración en memoria del desaparecido fiscal junto a las jóvenes hijas, el Presidente, la Primera Dama, Juliana Awada y la hija de ambos Antonia.

También estuvo presente el Secretario de Justicia, Santiago Otamendi.

En relación al atentando de la mutual judía y la muerte del Fiscal Especial que estaba a cargo de la investigación penal, el Gobierno del presidente Macri tomó una posición que no pretende interferir con la justicia pero si favorecer desde el Poder Ejecutivo las medidas que se adopten para ayudar al esclarecimiento de ambos episodios.

El primer mandatario creó una Secretaria de Estado para que aporte a la Justicia y al Ministerio Público todo lo necesario para favorecer y colaborar con la investigación y esclarecimiento tanto del atentado como de las causas de la muerte del fiscal.

Esta semana el Gobierno decidió relevar de la obligación de guardar secreto a todos los agentes y ex agentes del organismo que tengan acceso a información clasificada y hayan sido convocados a brindar testimonio en la causa por la muerte del fiscal.