Con una panfleteada en la ruta 3 de Chubut y en los ingresos a yacimientos, continuarán con su plan de acción en reclamo de respuestas "urgentes" del gobierno nacional.


Desde las 4 de la madrugada de este lunes los petroleros de Chubut repartirán volantes, tanto a los trabajadores como a la comunidad en general, en los cruces de la ruta 3 con 26 y 39 en Chubut; en el ingreso a yacimientos y en la entrada de Sarmiento, en los que informarán sobre la crítica situación que atraviesa el sector petrolero ante la falta de respuestas del gobierno nacional.

Si bien se definió el precio del barril criollo en 54,90 dólares, no se adoptó una decisión similar sobre el precio del exportable. El martes, además de la panfleteada en la ruta 3, habrá una concentración frente a Tecpetrol.

La acción informativa se extenderá hasta el miércoles y se convocará a una asamblea general para el jueves a las 9, día en que directamente los petroleros no subirán a los yacimientos.

Por su parte, el gremio de Petroleros Privados que conduce Jorge Avila le dio plazo al gobierno de Mauricio Macri hasta el miércoles "para garantizar las inversiones que necesita nuestra Cuenca del Golfo San Jorge para salvaguardar producción, empleo, paz social y gobernabilidad".

En una solicitada que se publica este lunes, el sindicato cuestiona severamente a Tecpetrol por haber quebrantado el período de conciliación obligatoria, que vence el 22, y haber obrado a espaldas del acta que, junto al resto de operadoras, firmó hace una semana, donde se comprometió a no quebrantar la paz social, al menos hasta el día 20.

Con lo resuelto el viernes, Tecpetrol puso en riesgo directo más de 400 empleos, número que puede elevarse a los 3.450 con las decisiones adoptadas por otras operadoras que producirán un efecto cascada sobre las empresas de servicio (pymes) ante la indefinición del gobierno nacional.

El intendente Carlos Linares de Comodoro Rivadavia, en tanto, reafirmó su posicionamiento frente al estado de alerta y movilización de los petroleros y recordó que "esta crisis es de todos los comodorenses", por lo que aseguró que "no vamos a negociar la defensa de los puestos de trabajo de la gente ni la actividad de nuestra Cuenca".